: #main-column img {position:relative;} -->

18 febrero 2016

¿CENSURA?


“La intimidad es un derecho de las personas que reduce su alcance cuando se trata de funcionarios o empleados públicos. Tal fue el caso de la información sobre la enfermedad reciente del vicepresidente de la República. No obstante ser del fuero íntimo del alto funcionario, esta condición le permite al público conocer su estado de salud puesto que puede afectar su desempeño al servicio de todos los ciudadanos”.

Javier Darío Restrepo

Hoy en la mañana uno de mis amados sobrinos me escribió para preguntarme si estaba o no de acuerdo con la publicación del video del que se hablaba en los medios. Una pregunta que todos nos hemos hecho en las última 72 horas.

Dice el adagio popular que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

¿Cómo es el video?  

Es una grabación básica pero de buena calidad (realizada con un celular u otra herramienta), que registra de manera subrepticia (a escondidas) cerca de 8 minutos (no recuerdo el tiempo exacto), una conversación (entre dos hombres) que sucede en un auto y en la que solo aparece uno de ellos en la imagen (el que va conduciendo) en inmediaciones (al aparecer) del Parque Nacional de Bogotá, el 1 de noviembre de 2008 (según fecha amarilla sobre imagen).

¿Quiénes conversan?

Las personas que conversan son dos hombres adultos. Un civil y un uniformado. El de civil conduce el auto es Carlos Roberto Ferro Solanilla, Senador de la República (2008) por el partido de la U y hasta ayer Viceministro del Interior, oriundo de Fusagasugá. 

El otro es un uniformado,  Ányelo Palacios Montero, subteniente de la Policía Nacional (2008) y hoy Capitán y Comandante de la Estación de Policía de Florencia (Caquetá).

¿De qué conversan?

Ferro y Palacios hablan sobre sexo (los gustos y preferencias de cada uno) y sexualidad (manifiestan no ser homosexuales) con expresiones explícitas (ordinarias) y en la que los dos manifiestan un interés común por buscar un espacio para tener un encuentro íntimo.

El uniformado (Policía) le cuenta al Civil (Senador) que la primera vez hizo "un favor sexual" a un adulto. Que le gustan las viejas. El senador le dice tener permiso hasta las 7. Que es senador hasta el 20 de julio. Recuerdan haberse conocido en Quetame. 

El lenguaje y tono de la conversación quizás menoscabe el pudor de la gente, pero sobre todo, el buen gusto.


Hasta aquí el video, sus protagonistas y el contenido. Pero la gente que lo vio, y la que no, cuestiona en lo fundamental tres cosas.

¿Qué se cuestiona del video?

Primero. Que “el video de Ferro no aporta ningún elemento periodístico más que saciar el morbo de un país mojigato y homofóbico. Prensa de rapiña”.

Los hombres homosexuales desde y fuera del closet fueron los primeros en saltar a la palestra pública –la de las redes sociales– para defender el derecho a las preferencias sexuales que tienen los protagonistas heterosexuales del video.

Subrayo que los dos son heterosexuales porque así lo manifiestan en la conversación.

Creer que el video fue publicado para incentivar la homofobia, o porque la periodista es homofóbica o porque es un delito ser gay –como dijo un escritor gay–  es un atentado contra el sentido común.  

Segundo. Que es “una gran putada” contra la esposa y los hijos de Ferro. Qué se destruyó a una familia. Su círculo social. Su futuro.

“Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas. George Orwell”.

Es duro, muy duro desde luego que alguien tire de la punta del telón y le caiga encima la cortina, el decorado y la estantería. Y lo más doloroso, que esos daños colaterales caigan en la propia familia.

Pero, Ferro secretario,  Ferro concejal, Ferro senador, Ferro presidente de la U y Ferro viceministro ha actuado siempre con absoluta libertad en su vida pública y privada – que debería ser una sola, diáfana y transparente– y muestra de esta libertad es el mismo video que se cuestiona.

Carlos Roberto Ferro Solanilla es el único responsable de sus actos ante la sociedad y ante su familia. Y si tiene algún dios, pues también ante este.

Hacer público el video no fue lo que, presumiblemente “destruyó a su familia”, sino su contenido. Esa doble vida que lleva/ba? (con o sin sexo, con o sin policías, con o sin putas).

Pero la gente – y no la culpo– se quedó con el contenido sexual, haciendo escrutinio (morboso) de si serían maricas o no juzgando las conductas de los que conversaban. 

Vio, escuchó y entendió lo que quiso.

Y no pudieron ver más allá de lo obvio porque, quizás, no tenían cómo. Tampoco yo lo pude comprender de manera inmediata. Tuve que reconstruir toda la nauseabunda historia que rodea el episodio del video. Lo que en periodismo llamamos el contexto.

Tercero. Que la periodista se extralimitó, que “violó el derecho a la intimidad”, que “fue una equivocación garrafal”, que es “amarillista”.

“Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques". El video es más subido de rojo que "amarillista" la decisión de publicarlo. 

Hay que mencionar que a Palacios lo entrenaron, entre otras cosas, también para eso: hacer videos a las escondidas.

¿Qué dice la ética periodística? 

“En ética nadie es juez de nadie, salvo de sí mismo. Cuanto aporta la ética son principios útiles para orientar la propia conducta”.

“La intimidad es un derecho de las personas que reduce su alcance cuando se trata de funcionarios o empleados públicos. Tal fue el caso de la información sobre la enfermedad reciente del vicepresidente de la República. No obstante ser del fuero íntimo del alto funcionario, esta condición le permite al público conocer su estado de salud puesto que puede afectar su desempeño al servicio de todos los ciudadanos”.

“Por tanto, el periodista que tiene acceso a informaciones sobre la intimidad de un funcionario solo se siente autorizado para publicarlas cuando tiene claro que existe una relación con el bien común”.

Eso es lo que respondió Javier Darío Restrepo, maestro y director en el Consultorio de Ética de la Fundación Iberoamericana de Nuevo Periodismo (FNPI).

¿Qué se investiga?

Los posibles nexos entre la llamada “comunidad del anillo” en la Policía Nacional con (honorables) congresistas. Nada más ni nada menos.

Una historia que se remonta antes del año 2000 si bien hasta el 2006 se comienza a conocer. ¡Quince o más años!

El presunto suicidio de la aspirante a alférez Lina Maritza Zapata y la sospecha de su mamá y compañeros que se trataba de un asesinato, prendió las alarmas.  

Un día antes de dejar de ser cadete y graduarse como alférez, se conoce que Zapata había descubierto una red de prostitución homosexual dentro de la escuela de cadetes de la policía. La llamaban “comunidad del anillo”.
Desde el 2004 se sabe que la tal "comunidad del anillo" está-ba conformada por más de 300 muchachos que los sacaban de la Escuela, de manera irregular, para prestar servicio de seguridad en El Campín. Desde allí los llevaban al  Congreso, según contó el abogado de la familia de Zapata.

“Un coronel de la Policía era el instigador de toda la operación y era el mismo que los escogía, les daba dinero y regalos. Esa historia que tiene muchos testigos dentro del proceso, se archivó, pese a los testimonios, en la Procuraduría”, dice Hernando Zapata Marín.

Pero desde cuando se denunció el hecho las investigaciones no avanzan.

Cada mes de los últimos 16 años algo nuevo se revelaba. Aparecía un nuevo hecho. Alguien hablaba. Como lo hicieron en su momento el coronel Reynaldo Gómez y el capitán Ányelo Palacios Montero.

No es como dice @NachoGreiffenst “que la prostitución es un oficio legal y reconocido por la Ley. Es un delito que exista una red de prostitución? No. Es inmoral? Seguramente sí”. 

Tampoco que, “El que un senador se lo pida a un oficial de la policía ni es ilegal ni es prueba de que existe una red de prostitución”.

No. El pecado de Ferro no es subir al auto, en el Parque Nacional o en cualquier esquina, a un policía para tener sexo con él. 

Es que era un Senador de la República en un carro oficial invitando a tener sexo a un oficial de la Policía al que, quizás, consideraría para un ascenso.  


¿El video es prueba?

Sí. La Procuraduría lo avaló como prueba. Y hoy lo considera la Fiscalía General.

La primera, competente de investigar actuaciones de los funcionarios públicos  ̶y el entonces teniente Palacios lo es hasta hoy  ̶  , se lo envió a la segunda, a la Fiscalía General que investiga delitos de carácter penal sean o no funcionarios públicos.

La investigación, que quizás avance o la entierren con el video revelado por Dávila, tiene que ver, sin duda, con la confirmada existencia de la “comunidad del anillo” que según el abogado Jesús Vergara “reinó en 10 cursos de la Policía".

¿Se equivocó Dávila?

Aunque he cuestionado a Vicky Dávila (y Claudia Gurissati) haber usado el periodismo a favor de Álvaro Uribe Vélez por ser manifiestamente partidarias de este, creo que Dávila no se equivocó en publicar el video, aunque sí cometió algunos errores.

No fue lanzando una moneda a cara y sello como decidió publicarlo y algunos periodistas  ̶ que no entiendo por qué  ̶   le quieren hacer creer a las audiencias y a la opinión pública.

La atención y tranquilidad invertidas en esta investigación reciente por Dávila en La FM y la periodista Claudia Morales en Caracol son muy importantes.

Aunque estos hechos ya habían sido denunciados varias veces, más recientemente, Dávila y Morales se meten con los hechos más graves en la historia de la Policía Nacional, y que sin duda, compromete al general Rodolfo Palomino.

Pero hay tres cosas que no hizo suficientemente bien Vicky Dávila, errores en los que incurrió a mi modo de ver.

Primero. Haber revelado el material informativo (el video) con un ropaje sensacionalista de “primicia”; “prueba reina”, etc. Mejor dicho, en su estilo amarillista opacando y distrayendo en gran medida la atención sobre el fondo del asunto.

Segundo. Haber expuesto a las audiencias a un material delicado sin un recuento amplio y suficiente sobre los antecedentes y el estado actual de las investigaciones.

Se equivocó al dar por hecho que como ella, la gente tenía en la cabeza la historia.

Todos olvidaron la investigación –como acá pasa de todo y nunca pasa nada– entonces las audiencias en general no consiguieron asociar una cosa con la otra. 

Ver el video en el contexto de una investigación para que pudieran advertir, y ver más allá como ella y como otros más  entendimos que todo tenía que ver entre sí.  

Tercero. Haber explicado a las audiencias por qué era importante para la investigación que su equipo adelantaba y para el medio dar a conocer el video. 

Advertir, además, que el contenido había que verlo, no con un adulto responsable, sino con una visión de largo alcance.

Por eso quizás la gente se quedó con el contenido sexual y no textual. 

Pero ni los periodistas -muchos de ellos sus amigos- ni los enredados (los de las redes), tampoco hicieron la tarea de indagar por cuenta propia y riesgo.

Fue un error, recurrente en el periodismo, dar por sentado que las audiencias recuerdan todo y, en este caso específico, era muy importante acompañarlas con elementos de contexto en la comprensión de un vídeo tan importante. 

¿Sopeso Dávila lo que pasaría?

Sí, creo. Desde el principio que acometió la investigación de manera paralela con Claudia Morales.

Las dos sabían en lo que se metían. En las fauces del poder. No investigaban curas pederastas sino a miembros de dos instituciones - Policía Nacional y Congreso de la República- presuntamente vinculados con delitos de trata de personas para someterlas a prostitución.

Como señala la escritora Carolina Sanín ¡La "comunidad del anillo" no es un grupo activista LGBTI!

Estos políticos, dice, “que buscan la mutua complicidad (y que, en rigor, no puede decirse que estén en el clóset, sino que simplemente obtienen placer comprometiendo y comprando la dignidad de hombres y mujeres, así como comprometen y compran la dignidad del electorado), serían los primeros que no votarían jamás por garantizar los derechos y la igualdad de la población homosexual, y son los primeros defensores de la ubicuidad y la supremacía de la "familia tradicional".
Sí. Estoy de acuerdo con publicar el video, le respondí a mi sobrino de manera más breve, pero con las mismas razones que aquí expongo.  

A la pregunta que nos hace Nacho Greiffenstein respondo no. No lo hubiera publicado de manera completa, aunque sabemos que tarde que temprano se conocería de manera íntegra por otros medios y por otro medio.

Lo hubiera editado e intervenido. Le pondría subtítulos, eliminaría la voz… Etc., es decir lo “suavizaría” un poco. La conversación no tenía nada de erótica y si más bien ordinaria. 
 
¿Qué quien ganó? Perdimos todos.

La sociedad y su derecho de saber acerca de los funcionarios públicos de manera clara, transparente y con elementos que les ayude y permitiera entender el video.

¿La democracia? Desde luego. Porque quedó lesionado el derecho a la información y a ser informados.  

(Caricatura añadida después de publicado el post, con autorización de su autor Xtian).

¿Debió renunciar Dávila?

No. Y lo lamento. Tampoco creo que lo hizo por su propia iniciativa. No es su carácter. Por eso se le midió a la investigación más compleja, delicada y peligrosa, creo, en toda su carrera periodística. Pienso, más bien, que fue CENSURADA.

Dávila sí intentó inaugurar una nueva etapa en el periodismo. Pero no como dice La Silla Vacía porque reveló una conversación íntima de dos personas. 

Esa "nueva" etapa (por lo menos en la radio) era la de aproximarse a temas vetados, difíciles y complejos como los que atañen a los abusos del poder usando el sexo para ello.

“La rumba del poder, la costumbre patriarcal de acostarse con jóvenes coartados y explotados, no se traduce en una preferencia sexual, ni mucho menos en una reivindicación de la libertad sexual. 

Es exactamente lo contrario: es una manifestación más del ansia de dominio sobre el débil. Se trata de un comercio de secretos e influencias (te tapo tus infidelidades, me tapas mis robos al erario, yo te apruebo tus nombramientos, te consigo a un muchacho asustado para que quede a tu merced y tengas una experiencia más de tu poderío, tú a cambio obstaculizas el proceso que me tienen en un juzgado, etc.)”, nos ilustra Sanín.

Ardila Lule decidió prescindir de su trabajo pero no porque, como dijo alguno más, “instinto supervivencia y desaprobación unánime de sus oyentes”.

Quizás ya nunca conozcamos quienes eran los congresistas de la “comunidad del anillo” que abusaron de alguno de los 300 muchachos, o tal vez como en Spotlight estas personas usadas y abusadas comiencen a hablar. Como ayer lo hizo un policía.


Opinión especulativa: La cabeza de Dávila anoche tuvo el valor del precio del azúcar en la bolsa de New York.  “Hagámonos pasito que yo no tengo ningún cartel del azúcar”.

Casi todo el generalato cuando cae es por enriquecimiento ilícito, como los narcotraficantes, pero no por delitos asociados a la trata de personas y prostitución homosexual.

Ayer, por primera vez, cayó uno (y por el video) por delitos asociados a la aberrante “comunidad del anillo”. 

El general de la República Rodolfo Palomino lo “renuncian” de la institución. 

(Ver: "El escándalo de prostitución masculina que forzó la renuncia del director de la Policía de Colombia". BBC Mundo).

No fue el medio. Tampoco la periodista los que destruyeron la “honorable” vida de Ferro. Y aunque a muchos no les parezca, primó el bien común.


09 febrero 2016

Bogotá no sabe enfrentar una emergencia por contaminación atmosférica

Omaira Piñeros Mendoza, Subcomandante Cuerpo Oficial de Bomberos Bogotá - Estación Restrepo
Nadie imaginó que las fotos de Pekín que tanto conmoción causaron en el mundo un mes atrás, pudieran repetirse en Bogotá. 

La salud de la gente y los animales estuvo amenazada por la alta contaminación de dióxido de carbono (CO2) como consecuencia del incendio forestal más grave en la historia del país. (Primera foto a la derecha tomada desde Archivo Distrital).

La conflagración que acabó con la vida de 40 hectáreas de bosques en los cerros orientales mostró nítidamente la cara oculta del “fenómeno del niño”:  el cambio climático.

Tan curtidos en las llamadas “cortinas de humo” de la política nacional, por primera vez la ciudadanía enfrentaba una de verdad verdad, por lo menos en Bogotá.

Como en Nueva Delhi

Si bien enero había sido el mes con más polución en los últimos tres años en la ciudad, una densa niebla olorosa a leña quemada y su imperceptible ceniza, crearon una importante emergencia de salud pública por la pésima calidad del aire

En la mañana del 3 de febrero el aire tenía los niveles más altos no saludables con un índice de calidad de 180

Algunos expertos comparan la situación con la que regularmente se vive en Nueva Delhi, la capital más contaminada del mundo. 

La temida contaminación atmosférica que empezó al mediodía del primer día de febrero, cubrió las localidades de Santa Fe, La Candelaria, Mártires, San Cristóbal, Antonio Nariño, Puente Aranda y se extendió hasta Fontibón y Bosa. (Ver dos fotos arriba: Barrios que no se ven desde Bogotá, al otro lado de la loma de L-San Cristobal)).

El Día Mundial de los Humedales el 2 de febrero, Bogotá estaba bajo “alerta amarilla”. (Leer: "Evacúan una decena de centros educativos en Bogotá por incendio forestal". Agencia EFE). 

Una alerta que para el Alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa era "simplemente una señal para decirle a los ciudadanos que tengan cuidado con el humo en caso de que esté muy concentrado". (Ver: "Declaran alerta amarilla en Bogotá por incendio en los cerros". CMI).

Y estudiantes, funcionarios públicos y empleados, "tuvieron cuidado": salieron del centro de la ciudad. 

La Presidencia suspendió actividades. Otras instituciones más, permitieron que la gente dejará más temprano sus lugares de trabajo.

¿Todos los tapabocas sirven para lo mismo? 

No es una pregunta retórica. La respuesta es no. Todas las mascarillas no son iguales ni sirven para lo mismo.

La alerta de la Secretaría del Medio Ambiente (SMA) indicaba usar "tapabocas" y cuidar a las personas con enfermedades respiratorias.

También, limpiar el polvo de ceniza de las superficies y limitar las actividades físicas al aire libre.

Pero la medida (no encontré el decreto), no incluyó una orientación específica para las cientos de personas de viven en La Peña, El Rocío, Buenos Aires, Girardot, El Dorado, El Triunfo, El Consuelo y San Donicio.

Barrios ubicados en las inmediaciones de los distintos focos de la conflagración forestal en la Localidad (4) de San Cristóbal.  

"Eso no señorita, por allá el humo nos ahogaba. Nos encerramos esperando a ver qué pasaba y decían en las noticias de qué hacer", me dijo una trabajadora doméstica que vive en El Rocío. 

No sería la única que se encerró sin saber qué era lo que había que hacer. (Foto "Personas con mascarilla caminando" de Cristian Garavito publicada en El Espectador).

Las miles de personas que se movilizan a diario en bicicleta tampoco recibieron ninguna indicación de seguridad y salubridad pública. Los usuarios de las contaminantes motos, mucho menos.

Si ese miércoles los niveles tóxicos eran tan altos, era probable que el siguiente, jueves 4, fuera aplazado el “Día del No Carro”. Era lo prudente por el exceso de CO2 en el aire, aunque la jornada fuera para mejorar la calidad del aire por un día. Pero no fue así. 

Foto Fuerza Aérea de Colombia tomada de @FuerzaAereaCol  
Lo que sí consiguió de manera inmediata la "alerta amarilla" fue colapsar el tránsito en el centro.

Salir de la zona era un caos. Probablemente entrar también. No aumentaron frecuencias ni buses del SITP. Ni los rojos de Transmilenio. Cerraron la Avda. José Asunción Silva, principal vía para salir del centro por la circunvalar y muy distante a la conflagración.


Barrio La Peña
La ciudadanía no recibió ninguna directriz ante la emergencia. La "evacuación", fue espontánea y desordenada. Los varios simulacros ante un eventual terremoto no servían para enfrentar una emergencia por contaminación ambiental.

Comando de Operativo "Polígono"
Nadie sabía qué hacer. 

La salud de los habitantes estuvo ante un peligro de gran magnitud debido al aire contaminado.

La estructura ecológica más compleja e importante con su tejido de 52 kilómetros de montañas que bordean la ciudad de sur a norte, estaba amenazada por el fuego. 

Bajo el esplendoroso cielo azul brillante que nos abrazaba con una temperatura entre 19º/24º ese primer día de febrero, Bogotá emprendía un operativo sin precedentes que se extendió durante toda la semana.
18 incendios forestales en enero 

Lo primero que puso de presente la conflagración en los predios de la Escuela Logística del Ejército, es que no era la primera del año en la Reserva Forestal de 14.116 hectáreas de bosques y pulmón de Bogotá. 

Solo en ese mes el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá controló 18 incendios forestales

Para tener una idea de estos desastres forestales, la periodista Yolanda Gómez (@YolandaGomezT) lo explica así: “en 33 días se han quemado 100.000 metros cuadrados de bosque en los cerros lo que equivale a 14 veces la cancha del estadio El Campín”. 

Aunque la primera cuadrilla que llegó a las 9:35 am, cinco minutos después de la llamada de emergencia, este no era el único incidente que los Bomberos (@BomberosBogota) atendieron esa mañana.

“Nuestra reacción y atención inmediata permitió extinguir el primer foco del incendio en las inmediaciones del barrio Aguas Claras dentro de la Reserva Forestal  de la Localidad de San Cristóbal”, explica el Tte. Nelson Bermudez Oficial de Bomberos al mando del “Polígono”, uno de los cinco puntos de coordinación de las operaciones.


Además del viento y la alta temperatura, el incendio forestal encontró a su paso otros aliados naturales que propagaron la conflagración. 

El Retamo Espinoso, un arbusto invasivo de hasta cinco metros de alto, muy dañino para la biodiversidad junto a los eucaliptos y pinos secos. 

Todo, material orgánico altamente inflamable que sirvió de cerilla para propagar las llamaradas a puntos inaccesibles. 

Mientras unas cuadrillas de bomberos, brigadistas, policía y ejército talaban manualmente el material orgánico haciendo zanjas, otros bomberos más recorrían entre 20-25 kilómetros de subidas y bajadas por entre senderos y cañadas esparciendo agua con mangueras de hasta 4 pulgadas y más de 5 mil metros de longitud sin alcanzar las alturas del incendio.

Se requería de manera urgente el apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC). 

Según el Protocolo Distrital de Respuesta a Emergencias Bogotá se enfrentaba a un Incendio Forestal de Tercera Magnitud. El más grave.  


Foto tomada de  www.reporterosasociados.com.co no aparece nombre de fotógrafo

Cerca de 900 personas y 5 helicópteros 

La profesional labor en tierra liderada por el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá con más de 200 hombres y mujeres en la línea de fuego y el apoyo de personal del ejército y de la Unidad de Operaciones Especiales en Emergencias y Desastres de la Policía Nacional (@GrupoPONALSAR), la Defensa Civil de Colombia DCC (@DefensaCivilCo) y brigadistas de la CAR Cundinamarca CAR (@CAR_Cundi), involucró la decisiva acción de la Fuerza Aérea y Aviación del Ejército (@Ejercito_Davaa). 
Foto Fuerza Aérea del Ejército tomada de @Ejercito_Davaa

El operativo establece seis puntos de mando: “Polvorines”, “Polígono 3”, “San Dionicio”, “Iglesia de la Peña”, “Santuario de Guadalupe”, y la base helicoportada en el Parque Metropolitano Simón Bolívar. El Sistema de Gestión de Riesgos y cambio Climático de Bogotá (@IDIGER), coordina el engranaje con el apoyo de Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SNGRD). 

La FAC (@FuerzaAereaCol) mueve de Rionegro (Antioquía) y Yopal (Casanare) dos helicópteros  black hawk condicionados para altas temperaturas. 

La División de Aviación Asalto Aéreo del Ejército a su vez pone a disposición dos más: un MI-17, más grande y un black hawk.

Las cuatro aeronaves con bambi bucket y una capacidad de carga de hasta 600 galones de agua. 

Un quinto helicóptero, una aeronave civil, apoyó la labor logística fuera de la línea de fuego.

Las empresas privadas Helicol y Helistar, esta última especializada en vuelos chárter, instalaron el Puesto de Mando y Control en el Parque Metropolitano Simón Bolívar bajo la  coordinación del Centro Nacional de Recuperación de Personal (CNRP) de la FAC  y el Comando Aéreo de Transporte Militar.

Cada trayecto, entre el lago artificial del Parque y la zona de la emergencia tiene una duración de 19 minutos ida y vuelta.

En cinco días de la emergencia fueron necesarios 319 vuelos cargando agua. 

Las aeronaves descargaron 140.370 galones de agua mezcladas con líquido retardante para controlar el fuego, es es algo más de 560 mil litros. 

Solamente el último día del operativo aéreo, el 5 de febrero, la FAC hizo 34 descargas de agua con 16.728 galones.



La milagrosa competencia de los "bambi"  

Aunque no es inusual escuchar el sobrevuelo de helicópteros que vienen y van del helipuerto de la Casa de Nariño, los rotores de las furtivas naves hacia la conflagración en los cerros constituyeron una novedad en la pequeña localidad de La Candelaria.

Magnífico aguacero, pero no suficiente.
“Nunca antes la FAC había enfrentado una emergencia de esta naturaleza porque el fenómeno del niño trae vientos muy rápidos y temperaturas muy altas. Tampoco una operación tan grande con tantos helicópteros”, me comenta un oficial de la Oficina de Prensa de la FAC.

Las fuertes corrientes, la escasa visibilidad por el humo y las llamaradas de más de seis metros de altura, dificultaron la labor de los helicópteros.

Una situación que fue sorteada con éxito por una exigente coordinación entre el Cuerpo Oficial de Bomberos en tierra y las Tripulaciones a 200 metros de altura para que el agua se esparciera sobre los focos ardientes de manera efectiva.

Una ayuda más recibieron los "bambi" del aires y la fuerza humana y profesional en la línea de fuego. El milagro de un contundente aguacero. 

Después de meses de sequía en Bogotá a las 5:30 de la tarde del miércoles cayó un inesperado, pero deseado aguacero en el día y lugar requerido. El operativo aéreo se suspende hasta el día siguiente jueves a las 6 de la mañana.

Esto significó para la socióloga Natalia Berti y para mí una memorable y festiva mojada en el momento de salir de la zona de operaciones en el “Polígono”, instalado en las estribaciones del Santuario de Nuestra Señora de La Peña por entre el bosque del barrio Los Laches.

Nos esperaba pacientemente Jorge, un conductor de taxi que se animó a conocer de primera mano lo que pasaba.       

La conflagración fue controlada en la mañana del sábado, pero el control de puntos calientes del subsuelo vegetal tomará más tiempo según explica el Tte. Nelson Bermudez.


¿Qué o quién prendió el fuego?

Los incendios forestales no se dan por generación espontánea. 

Más allá del clima, del "fenómeno del niño"  ̶ al que ahora responsabilizan de todo en el país ̶   o las altas temperaturas y sequedad de la masa vegetal, la actividad humana es la responsable de los incendios forestales. 

Las causas y circunstancias de la conflagración aún son materia de investigación por parte del Cuerpo Oficial de Bomberos, sin embargo está confirmado que su inicio tuvo lugar en los predios de la Escuela Logística del Ejército

Esta unidad militar está ubicada entre 2 y 5 kilómetros al oriente del Acueducto de Vitelma, en las estribaciones de los cerros sur orientales sobre la cuenca del río San Cristóbal y el nacimiento del río Fucha.

Más del 90% de su área la cubren bosques. Sus fronteras son la Reserva Forestal Protectora de los cerros orientales de Bogotá que cubre parte del sistema orográfico y de la estructura ecológica principal del Distrito Capital, según ilustran en su página Web.

Laura Rigarreta, vocera de la Mesa Ambiental de los Cerros de Bogotá, afirma que “el incendio habría sido ocasionado por actividades de los militares del Batallón de Logística del Ejército”. (Ver: "PRÁCTICAS MILITARES HABRÍAN PROVOCADO INCENDIO EN CERROS ORIENTALES DE BOGOTÁ". Estación radial en línea Contagio Radio (@Contagioradio1).

¿Qué se perdió en el incendio forestal?

Ninguna persona perdió la vida. Tampoco hubo heridos. Cinco niños menores y cuatro personas adultas presentaron problemas respiratorios por inhalación de humo. Otras personas más trabajando en la línea de fuego tuvieron lesiones menores. 

Las montañas quedaron por completo erosionadas, lo que facilitará (durante el "fenómeno de la niña") desprendimientos de tierra. 

Las cenizas destruyeron los nutrientes y, sin duda, murieron especies nativas allanando el terreno para que el Retamo continúe la invasión. (Ver: "Los incendios forestales y la diversidad biológica". (FAO).

Los bosques destruidos ya no podrán retener la humedad de la lluvia lo que significa que las quebradas, dentro de un vasto perímetro, no tendrán agua para alimentarse.  
La bióloga Dolors Armenteras explicó sobre el incendio de árboles y plantas (que contienen carbono) en los cerros orientales, que al quemarse la biomasa (residuos forestales), el carbono que era retenido por los árboles se elevó a la atmósfera por la pérdida de vegetación que lo estaba cubriendo.

Esto significa que con la emisión de dióxido carbono CO2 del incendio aumentó en la atmósfera elevando los gases de efecto invernadero (GEI)  ̶que contribuyen al calentamiento global ̶  afectando de manera importante la calidad del aire en Bogotá como en efecto ocurrió.


Así que perdimos todos. Bogotá. Colombia. El planeta. Y no exagero. El ecosistema,  pulmón más importante de la ciudad, quedó herido.   

Y podemos seguir perdiendo el agua, los humedales, más bosques y especies de toda naturaleza animal y vegetal si no le ponemos freno a sus mayores depredadores: el hombre, es decir, nosotros mismos.
Los humedales no son charchos, las reservas forestales no son potreros, los bosques no son tugurios.

No hay que ser naturalista, biólogo, ecologista o ambientalista para reconocer la enorme gravedad e impacto que tienen los incendios forestales en la vida de la ciudad como el ocurrido en la primera semana de febrero.

Los cuerpos de agua, la vida silvestre y los cerros orientales es lo que nos permitirá que la ciudad y sus habitantes puedan enfrentar de mejor manera el impacto del cambio climático.

Cambiar agua por cemento no es desarrollo ni modernidad como pretenden hacernos creer. 

Desarrollo y modernidad hoy es proteger, limpiar, restaurar y fortalecer lo que aún tenemos en la ciudad. 

Los cerros, bosques, páramos, nacederos de agua, quebradas, ríos y humedales de Bogotá no hacen más que recordarnos lo que somos y de qué formamos parte: de la Colombia anfibia. Un territorio y habitantes de agua conectados por el agua.

Bogotá no es un juego de LEGO ni para legos. 



Anotación 1. El 100% de material fotográfico de este reportaje es de mi autoría, salvo algunas fotos que aparecen con créditos de origen. Si alguna de las imágenes de mi autoría le son de utilidad, puede usarlas exclusivamente en la Web con la obligación de señalar el crédito y citar la fuente.
Anotación 2. Aunque el documento "Riesgos a la Salud de los Niños por los Incendios Forestales" de la Universidad de California lo he citado mediante link varias veces en el reportaje, quiero recomendar de manera especial su lectura completa.