: #main-column img {position:relative;} -->

12 noviembre 2014

La destrucción ambiental del Malecón en Crespo por absurdo Anillo Vial

Visión desde lo que era la playa en el Malecón del Barrio Crespo - Foto by Bunkerglo
Rafael Vergara*

Una cosa es un tunel y otra un terreplen

De repente agruparon bolsas de arena y nos taparon en un amplio sector la visual del mar, encendidas las críticas por la construcción del Anillo Vial- Malecón Barrio de Crespo el Concejo Distrital de Cartagena protestó y citó a una audiencia pública a la constructora Consorcio Vía al Mar. Ante la insensatez y evidente violación a la ley ambiental en esa sesión increpé a su representante, lo miré a los ojos y exigí respeto a Cartagena y al derecho que todos tenemos al paisaje. Hice ver, eso creí, que la protesta de concejales y múltiples intervinientes era obvia por la afectación del Patrimonio Ecológico, con la construcción de un muro de 400 mts en una playa de 1.100, un puente barato como intercepción para unir el túnel de Crespo con la avenida Santander. 

Demostré que la socialización fue para el deprimido, no así para el puente y que la afectación de la zona costera de Marbella por ser un espacio público protegido, la Ley 99 de 1993 exigía un estudio serio de impacto ambiental -que no pueden mostrar- más aún en una obra cuya filosofía es minimizar la afectación del paisaje marino. 

Por ser un requisito esencial para expedir la licencia ambiental (Res 1630/ 09) el ministerio de Ambiente tenía que exigirlo y no lo hizo, como se demuestra con la lectura de los conceptos técnicos allí vertidos. Una cosa es un túnel y otra un puente y diferente es su impacto constructivo. Lo invité a decirle a sus jefes que a costa del capital natural no ahorraran e invirtieran lo necesario en un nuevo diseño; y rematé: ojalá no osen ofrecer la solución de pintar en el absurdo muro

pelicanos en vuelo y el mar. 

Las protestas incluso de los gremios, obligaron al Alcalde a escuchar y reunir a la ministra de Transporte, concejales, la sociedad de Ingenieros de Bolívar, ANI, ANLA, Minambiente y al consorcio con la presencia de su codueño David Name Terán, quien ganó aplausos al afirmar su desacuerdo con los terraplenes en ejecución. Analizaron las filtraciones del túnel y aprobaron una comisión que determinará si se cambia o no el diseño del puente. Pasados 18 días sin definición, ganan tiempo, trabajan de noche y día para imponernos la ilegal afrenta. 

Están escudados porque los entes estatales otorgaron y validaron una licencia que detalla con rigor el túnel pero es un cheque en blanco en el puente, una clara vía de hecho que el consorcio esgrime al enviar un mensaje cínico e inadmisible. Ante la ilegalidad de la violación al debido proceso al tener una licencia sin requisitos para depredar la zona de bajamar, dice que si se cambia el diseño tendrá que tramitarse una nueva licencia. Claro que sí. Los ministerios ANLA y ANI saben que es la única alternativa para eliminar ese adefesio y enmendar el daño cometido con su concurso.

Desmentidas las palabras de Name, el silencio de la comisión, la continuidad de la obra y la cínica oferta a los artistas para embellecer el muro y reemplace la visual del mar, se reactivó la protesta y nos obligó a entutelarlos para que la justicia ordene la suspensión provisional y restablezca la legalidad que el Estado debe acatar y dar ejemplo de cumplimiento.

*Abogado, exdirector de Medio Ambiente de Cartagena

29 agosto 2014

Queremos ser actores del posconflicto no del conflicto, dice el actor Julio Correal

Estar sindicalizado siempre ha significado un acto revolucionario, y en Colombia una acción de tenacidad  y valentía. 

Pero qué cerca de mil actores consiguieran asociarse y en un sindicato, es mucho más que todo eso junto. Podría indicar un paso firme en la ruptura de la arraigada cultura antisindical colombiana.

Mientras que en otros países el promedio de sindicalización es del 25%, en Colombia apenas alcanza el 5%, según reveló en mayo pasado el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT) Luis Alejandro Pedraza. (Ver: “El ejercicio del sindicalismo en Colombia”. Canal YouTube). 

27 agosto 2014

El terror a las vaginas o la supina hegemonía mental del pene

 Muchos jueces son absolutamente incorruptibles; 
nadie puede inducirles a hacer justicia.  Bertolt Brecht

La obra Mujeres Ocultas de la artista plástica María Eugenia Trujillo y el Museo Santa Clara fueron CENSURADOS hoy con medidas cautelares (!!??). ¿Cuál es la amenaza y contra qué derecho Constitucional? (Ver: "Medidas cautelares en la acción de tutela". Página 153).

Los fallos de tutelas proferidos por jueces del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, a favor de católicos vergonzantes,  es una abierta violación a la libertad de expresión de la artista, pero también a mi derecho y libertad de conocer y expresarme sobre su obra. (Ver: "Tutela ordena suspender exposición de arte en el Museo Santa Clara". ElTiempo.com).

18 agosto 2014

Compañero del alma, compañero. 25 años sin Galán

Dedicado a Gloria Pachón de Galán
Periodista, mujer, madre

Hace 25 años vivía el momento más difícil, complejo y doloroso de mi vida personal y periodística: el inútil asesinato de Luis Carlos Galán. (Ver: Galán y el Día Nacional de la Democracia. Sentipensantes, agosto 18 de 2011).

Era viernes. Caía el telón de un día azul brillante inundado de sol. Sobre las dos de la tarde terminamos el consejo de redacción con su infaltable relación de temas, negro sobre blanco, recogidas en una hoja y máquina de escribir brother, tras el usual llamado a lista que hacía Nacho a cada redactor. Una lista cuyo tema último relacionado siempre se titulaba: "el muerto del día“.

06 julio 2014

Caracol confundió un hecho histórico con un show de farándula: Claudia Morales

Caracol TV (Gol Caracol) dio hoy una demostración más de lo que NO ES, NO HACE y NO INCULCA el profesor José Néstor Pekerman a los jugadores de la Selección Colombia. La cobertura de la llegada de la Selección al país fue una transmisión de individualidades, desarticulada, de gritos, mediocre y sin contenido.

05 julio 2014

El maestro y el discípulo: un abrazo que reconstruye nuestra identidad como nación

Los ‘pelaos’ del seleccionado perdieron por un gol ante un equipo cuya mayor fortaleza hoy radica en su fama y no en su juego: Brasil. Aunque no se lucieron como en los cuatro partidos anteriores, dejaron todo su aliento en el campo.  

Lo que vimos en Fortaleza fue justamente eso: fuerza, valor y lucha hasta el último segundo en el verde campo del Castelao. El juez central del partido ya sabemos que camiseta llevaba puesta: la de la política, no la del deporte. Ni siquiera la del onceno anfitrión. 

Es entendible que muchos tengan tristeza, incluso piedra por que el equipo no pudo seguir avanzando en el torneo. Esas emociones hay que desterrarlas pronto para ocuparnos de lo que sigue. Recoger, cuidar y acrecentar lo aprendido y con gratitud inmensa continuar el camino. No nos hicieron (en pasado) felices: ¡SOMOS y estamos felices!

04 julio 2014

Los 'pelaos' de Pekerman: entre el Son y el abrazo acunador


Amorosos 'pelaos',

Es tal la ansiedad que tengo porque sean ya las 3 de la tarde, que decidí abandonar el tibio nido y entregarme a ustedes de manera epistolar. No puedo dormir. Mi alma anda en Fortaleza.

13 junio 2014

No, el voto en blanco no sirve el 15/6


El conflicto armado lo dañó todo. Rompió la trama vital en las familias. La filigrana de conexiones humanas anudadas por la libertad de ser y pensar de manera diferente en una sociedad. 

El estigma, el señalamiento y el desprecio se apoderaron de nuestras mentes. Nos acostumbramos al abrazo silencioso y gris de los funerales.

Todos hemos estado expuestos al conflicto armado. A todas su formas de violencia y también a todas sus maneras de complicidades. Por acción y por omisión. Un hecho que, tarde que temprano, debemos asumir y aceptar para poder cambiarlo.

04 junio 2014

Qué el conflicto deje de producir víctimas sería una recompensa grande para esta sociedad: William Ospina

El subrayado es mío pero el autor de la cita es William Ospina. Forma parte de su columna Un gran hombre en peligro con la que sorprendía y sumía a la opinión pública en un debate parecido al que se desarrolla esta semana. La escribió el 26 de febrero de 2012 en defensa del ex Comisionado de Paz de Uribe el prófugo Luis Carlos Restrepo.

02 junio 2014

Creer para ver

por María Victoria Estrada*

Pensar que Juan Manuel Santos y Oscar Iván Zuluaga son sustancialmente diferentes es pensar que los dos tienen una concepción diferente acerca de la economía y de la inversión social, lo que representaría una postura diferente al neo liberalismo. 

Los dos son exactamente iguales. Claro está que los que en este país hemos tenido una postura humanista no estamos de acuerdo con ninguno de los dos.

17 mayo 2014

Siempre fue ahora o nunca

Es el título de la última novela del escritor Rafael Baena que presentó en la reciente FiLBo 2014. 

Pero el ahora o nunca podría ser hoy la inaplazable decisión de elegir nuestro DESTINO no de los siguientes cuatro años, sino de la historia y rumbo de Colombia en adelante.

Antes de continuar con estos sentipensamientos, deben saber que este post es el primero y espero el último de esta naturaleza. Además de compartirles esta perspectiva de por qué hay que reelegir al presidente Juan Manuel Santos, también busco que ustedes lo hagan.

06 mayo 2014

Los campesinos, hace 40 años (1974) se tomaron Bogotá por lo mismo que hoy (2014)

Foto Revista Alternativa 22 de julio de 1974
El pasado en presente

Todo es igual pese a que en 1991 acordamos un nuevo contrato social en Colombia. 

Quienes se deben encargar de garantizar la vigencia plena de ese contrato y el disfrute efectivo de todos los derechos que tenemos TODOS los ciudadanos, esto es, negros, indígenas, blancos y mestizos en las ciudades y en la ruralidad, según se consagra en la Carta Constitucional, han hecho y hacen hasta lo imposible y mucho más por no hacerlo.

05 abril 2014

Para policía de Bogotá, los mendigos no tienen derechos humanos


Eran casi las 4 de la tarde. La periodista Natalia Torres y yo salíamos de la estación Las Aguas de Transmilenio. Caminamos hacia el sur el Parque de los Periodistas y desde más abajo del Templete al Libertador, advertimos de lejos que en la esquina de la Avda. Jimenez con carrera cuarta (Eje ambiental), al frente del Hotel Continental, un policía le daba puntapiés a un bulto en el piso.

Cuando llegamos en nuestro camino a ese punto, vimos que el bulto era una persona. Un hombre de cabello negro ondulado, vestido de harapos en posición fetal que cubría su indescifrable edad y absoluta miseria con una cobija mal oliente.

Le dije al policía (74810) que si quería le tenía el radioteléfono para que pudiera mover a esa persona con la mano y no con una patada. Me dijo en tono alzado: ¡no se meta! ¿Cómo que no me meto?, le respondí. Es una persona y usted no tiene ningún derecho de patearla.

Hice una foto del policía y la compartí en twitter denunciando lo que ocurría:

Alce la voz e increpé al policía: ¡Oiga, qué hace! ¡No es un perro! (que me perdonen los perros que tampoco lo merecen y los defensores de animales). ¡Su deber es respetar los derechos de esta persona, no quitárselos!

Mientras el policía (74810) en un tono displicente y agresivo me seguía insistiendo en que no me metiera, que no era mi problema, el otro policía (68703) que lo acompañaba, de guantes negros y aún subido en su  moto, sonreía. Actitud que mantuvo durante todo el episodio.

Me dirigí a este y le dije: ¿Por qué usted no lo despierta con las manos y no como su compañero a punta de patadas? Me respondió: "¡No! ¡Cómo se le ocurre! Me da asco tocarlo. ¡Qué tal que tenga una enfermedad!".  

Pues ninguno de los dos puede despertar a esta persona a patadas, les insistí aún más irritada (por decirlo decentemente). Me agaché y le hablé a esa persona, y con mis manos, las únicas que tengo y sin guantes lo moví varias veces diciéndole: señor, despierte… sin suerte. No conseguí que despertara.

La gente se iba juntando en el lugar. Estudiantes y transeúntes se sumaron a la espontánea protesta reclamando que no podían despertarlo a patadas, que tenían que respetarlo, que no era un bulto de basura, no sin murmurar, "pero si en este país todo funciona igual".

Desde que tomé la primera foto y comencé a hacer los vídeos que aquí ven, el policía (74810) sacó su IPhone y comenzó a grabarnos, a Natalia y a mí y a todos cuantos se fueron juntando en el lugar. Dejaron de darle puntapiés.

Hice fotos de esta persona, de su rostro y mientras lo hacía dije: no quiero ver después a esta persona muerta como un NN en un potrero de Bogotá o convertida en un "falso positivo" como se acostumbra en este país de "noche y niebla". Pasó y pasa de manos de la policía y en el ejército, especialmente.  El policía (68703) que no dejaba de sonreír, se molestó y me dijo que eso no era verdad y que yo no tenía ningún derecho a decir eso.  

Llegó un camión de la policía y el que nos filmaba con IPhone (no cualquier teléfono) gritó: "¡Échenlo al camión”! El que conducía no hizo caso y se marchó. (Tal vez  porque, para ese momento, éramos muchos más los defensores de los derechos humanos que sus violadores).

4:30 Llegó una patrulla de la Policía. El que venía en esta, de mayor jerarquía, escuchó la denuncia que hacíamos no solo Natalia y yo sino todas las más de 10 personas que se arremolinaron en el lugar, no a chismosear qué pasaba, sino a sumarse en defensa de esa persona tirada en el piso.  

Le ordenó al policía (68703) que levantará a la persona y la llevará a la patrulla porque la trasladarían al hospital Santa Clara. Ya no le dio asco de que tuviera alguna enfermedad y obedeció. Lo levantó con cuidado y lo llevó hasta el carro.


No sabemos quién es, como se llama. Otras dos mujeres antes que nosotras habían grabado lo que ocurrió. Nos explicaron que, minutos antes, esta persona sufrió un ataque de epilepsia y cayó al piso.

Cuando se llevaron al mendigo en la patrulla (17-0688), en teoría al hospital Santa Clara para ser atendido, una funcionaria de espacios públicos de Bogotá (de la Bogotá Más Humana según decía su uniforme), nos dijo que acababa de entrar a su turno de las 5 de la tarde, y que lo que tenía que hacer la policía por protocolo era haber llamado una ambulancia.

Desconocemos el destino que tenga la grabación que realizó, en una clara actitud de persecución, especialmente contra la periodista Natalia Torres, el policía (74810), a quién se le cuestionó hacerlo sin que, por un momento, dejará de grabar. De hecho, el mendigo, asunto de la discusión entre ciudadanos y la fuerza de policía, dejó de ser el objetivo del uniformado.

No existen hechos menores en un país y en una ciudad que aún sigue despertando y viviendo situaciones de los mal llamados "falsos positivos". Cualquier desacato al respeto de los derechos humanos de una persona, y más aún si está forma parte de la población más indefensa y vulnerable de una sociedad, debe ser motivo de indignación y repudio. No es posible seguir permitiendo que la Policía, que debe garantizar su protección y cuidado, no los respete ni valore.

Compartimos esta historia y denuncia pública ante la Policía Metropolitana de Bogotá. El respeto y garantía de los derechos humanos en Bogotá y en Colombia debe pasar de los foros, las declaraciones, los diagnósticos, los libros y las denuncias y anuncios de uniformados y de todo el mundo, a las buenas conductas y practica efectiva de los mismos.

¿Será que si lo llevaron y llegó al hospital de Santa Clara?

Denuncia y post escrito a dos voces. Natalia Torres (@natadelaleche) y Gloria Ortega Pérez.

26 marzo 2014

Periodistas: No hay diferencia entre su cuenta personal y la profesional en Tuiter

Aunque el periodista canadiense Steve Ladurantaye (@sladurantaye) confiesa que a menudo olvida seguir muchos preceptos como periodista que él mismo ha identificado para utilizar Twitter, compartió en un post My personal twitter rules en su Blog cuales eran esas pautas personales. 

Ladurantaye, reportero de The Globe and Mail y reconocido activista sindical, es un activo usuario en la comunidad Twitter desde hace más de 4 años y revela, ha cometido un montón de errores. "He estado aburrido, he sido divertido, no he sido divertido cuando pensaba que estaba siendo gracioso, he sido argumentativo, he compartido un exceso de información y he matado Gordon Lightfoot". 

La traducción de cómo utilizar Twitter como un reportero que traigo al Blog Sentipensantes la realizó Hernán Restrepo en el portal Ética Segura que publicó bajo el siguiente título:  


26 mandamientos para periodistas en Twitter

  1. Estás a un trino de distancia de ser despedido.
  2. Sé positivo. Sé amable. No discutas con la gente.
  3. No hay diferencia entre tu cuenta personal y tu cuenta profesional.
  4. Sé tú mismo. Si eres divertido, sé divertido. Si eres serio, sé serio. A menos que seas un pedante sabelotodo, entonces puedes ser otra persona.
  5. Involúcrate con las personas que responden a tus trinos. Si una conversación supera los dos trinos por cada lado, entonces usa el e-mail.
  6. Algunas veces, la gente quiere hablar sobre el lugar donde trabajas, lo cual está bien. Pero si alguien quiere pelear, entonces dirígelo a alguien que tenga la capacidad de hacer algo sobre el problema reportado.
  7. Los errores suceden. Arréglalos y evita que se repitan. Contacta a quien haya retuiteado información falsa y compártele la corrección.
  8. La difamación es difamación. No lo hagas.
  9. Retuitea. Pero es a menudo mejor añadir algo más al enlace para explicar por qué lo estás compartiendo.
  10. Da el respectivo crédito. Pero no te sobreactúes señalando cada uno de los tuiteros que te llevaron a una historia que ya todos conocen.
  11. Deja que el medio de comunicación donde trabajas publique el enlace, antes de compartir detalles sobre una historia que escribiste.
  12. Luego de que se publique la noticia, usa Twitter para proveer información adicional que no se incluya en la historia.
  13. Comparte los documentos que sustentaron tu investigación.
  14. Comparte enlaces de tus historias. Una vez es suficiente, a menos que estés súper orgulloso de tu trabajo y quieras asegurarte de que los lectores en distintos horarios vean el enlace.
  15. Cuéntale a la gente sobre el tema que estás trabajando, porque los beneficios son a menudo mayores que las desventajas de hacerlo.
  16. Entiende los momentos en que la gente lee. Generalmente antes de llegar a la oficina, en la hora de almuerzo y tarde en la noche.
  17. No repliques rumores o especulaciones. Tú sabes las cosas o no las sabes. La gente espera que sí las sepas. Atribuirle el rumor a alguien más no es un salvoconducto.
  18. No trines nunca sobre la muerte de alguien. Puedes terminar equivocándote.
  19. Mézclale algo de tu toque personal a las noticias que compartas. A la gente le gustan las personas que son personas.
  20. No sigas a todas las cuentas que te siguen. Puedes usar listas para administrar grandes grupos específicos.
  21. Solamente trina detalles de tu trabajo si son relevantes y significativos. Quejarte sobre el proceso de elaboración de una noticia es aburrido.
  22. Las bromas internas confunden a la mayoría de tus seguidores. Evítalas.
  23. Recuerda siempre que las personas a las que sigues son solo una pequeña porción del mundo. Twitter es a menudo una cámara de resonancia.
  24. Los departamentos de prensa están monitoreando lo que trinas, y haciendo grandes bases de datos con lo que dices. Apégate a los hechos, evita el sarcasmo.
  25. Cuando abras la botella, cierra Twitter.
  26. Recuérdalo: estás a un trino de distancia de ser despedido.

19 marzo 2014

Santos: Memorias de una traición


En este link pueden escuchar el audio completo de la entrevista. http://owl.li/uLVUG  o  http://owl.li/uLYPY 


Sin embargo, el Presidente de la República Juan Manuel Santos le hizo trampa al Alcalde Gustavo Petro. Le mintió al país y se burló de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y a los 7 comisionados con un cinismo pasmoso. Traición.

Como dijo alguien en tuiter, "dura más un merengue en la puerta de una escuela, que la palabra de Juan Manuel Santos".










La Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió, en los últimos cinco años (2010-2014), 29 decisiones en las que concedía medidas cautelares a colombianos, de manera individual o colectiva, para proteger el derecho a sus vidas. Todas han sido acatadas por el gobierno. http://owl.li/uLQCV 

                En este link pueden lee el documento completo http://owl.li/uLWzm  

En el caso del Alcalde Gustavo Petro, era la primera vez que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le concedía a un ciudadano colombiano medidas cautelares para proteger sus derechos políticos





El colombiano era el Estado más respetuoso acatando decisiones de la Comisión con respecto a medidas cautelares, me dice un funcionario del Sistema Interamericano de DDHH. También hoy se rompió esa tradición.





 





 


No confío en Juan Manuel Santos. No creo en su palabra. Tampoco en su gestión. Me siendo manoseada y ultrajada en mi deseo más profundo porque se instaure la paz en Colombia. Pero no así. No mintiendo. No haciendo trampa. No es desconociendo el ordenamiento jurídico del país. Traicionó la difícil construcción de confianza. ¿En qué más nos está mintiendo el presidente?

Qué decepción, también, Alfonso Gómez Méndez. Insólito que un jurista de su dimensión este en la misma onda de la traición. Desconocer el ordenamiento jurídico del país y el sistema jurídico interamericano es, lo menos, descarado de su parte. 

Esto que le pasa hoy a Bogotá y a Colombia no se trata de Gustavo Petro. No. 

Como muchas veces he tenido que decirlo y escribirlo, no voté por él. Sin embargo, desde el día siguiente de su posesión, se convirtió en el referente de los excluidos, de los que piensan diferente, de los que hablan claro, de la minoría política, del que cuestiona, de los que dan todos los días pequeñas batallas para tener un espacio en este país, con dignidad, con respeto, con derechos. 

A Gustavo Petro no lo dejaron gobernar un sólo día. El acoso judicial, el de los medios, el de la derecha, el de una ciudadanía temerosa por la diferencia se lo impidieron desde el primer día de su posesión.

¡Qué verguenza la colombianidad!








Plaza de Bolívar -  Bogotá, marzo 19 de 2014 - 6 pm.


Pocos años atrás le arrebataron al país excepcionales líderes su posibilidad de disoñar, con el poder de las balas y el peso de una lápida. Hoy los eliminan con las armas de una juridicidad retorcida que se acomoda a intereses personales, del gobernante de turno y ahora, de cálculo político. 

Nos arrebataron, como cuando asesinaban a los mejores, el derecho a decidir mediante un proceso de participación en las urnas si Gustavo Petro se iba o se quedaba. La justicia sigue de viaje en este país que un día se levantará.

Nota de la Editora. El título original de este post fue durante algunas horas: Juan Manuel Santos es un farsante. Fue modificado por Memorias de una traición, para que reflejara mejor lo que plantea el texto.