: #main-column img {position:relative;} -->
Mostrando entradas con la etiqueta Carlos Gaviria Diaz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carlos Gaviria Diaz. Mostrar todas las entradas

06 abril 2015

Carlos Gaviria Diaz: símbolo de la democracia

Foto de Colprensa
“A veces un pueblo aprende más por lo que pierde que por lo que gana”.

Su sonrisa impresa en un lienzo de medio pliego reclinada en seis volúmenes de  la Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa Calpe, recibía por igual a conocidos y anónimos ciudadanos en el majestuoso Salón de la Constitución.

Protegido por la luminosidad de dos cirios blancos y la fragancia de azucenas y lirios del mismo color, sus cenizas fueron dispuestas con la misma sencillez y recato como fue su presencia en vida.

Como sí él mismo se hubiera ocupado de ello en este espacio, alguna vez, habitado por los fondos del saber legislativo, Biblioteca del Congreso.  

Una escena en la que la sobresalía la autonomía individual, el libre desarrollo de la personalidad y la dignidad, un hecho manifiesto en su vida y visible, incluso, después de su muerte.

Lo salvaguardaba el espíritu de la libertad, bajo la bóveda celeste del lugar. Un grande entre los grandes.

Custodiado y acogido por Los Comuneros, Simón Bolívar, Antonio Nariño, Francisco de Paula Santander, José María Obando, José Hilario López, Tomás Cipriano de Mosquera,  Rafael Núñez, Miguel Antonio Caro, Rafael Reyes, Rafael Uribe Uribe, Darío Echandía, Alfonso López Pumarejo… 

Símbolos de nuestra historia colombiana y, hasta 1986, de las distintas constituciones políticas que han regido los destinos del país, plasmados en el colorido y espléndido fresco de Ramón Vásquez Arroyave. 

Extraordinario pintor y muralista de Ituango, quien murió una semana antes, el 14 de marzo.

Su familia, sobresaliente discípula de ‘El papá’, del Maestro “racional, pero extremadamente sensible”, dispuestos y abiertos al saludo cálido entre íntimos y extraños. 

Imperceptibles, discretos, viviendo un sencillo y generoso duelo, mientras iban y venían los visitantes en respetuoso silencio trenzado de murmullos y cálidos saludos.

En el puntal del edificio de la carrera séptima con calle 10, la tricolor a media asta se agitaba imponente en el telón celeste, protegida por el grifo águila-león que, con ojo vigilante, espía que se cumplan las leyes, velando con la fuerza por que la veracidad prevalezca y para hacer que se cumplan. 

Se marcha el hombre pero nos queda su símbolo, el de la democracia. La esperanza que nos acompañó y salvó en una Nación demencial, franqueada por el odio y el desamor por el Otro, manifiesta  en la barbarie, la desigualdad, la exclusión y la indignidad.

Por esto, sus sentencias bien pudieron ser el antídoto vital para alcanzar y preserva derechos sociales, individuales, las libertades y la igualdad. 

Con argumentos jurídicos, filosóficos y éticos, el ateo, el libre pensador, el Maestroarropado siempre del un único traje de la decencia, puso en lugares inequívocos de la vida social, política y espiritual, la vivencia y vigencia de derechos en derecho y humanos.


La sabiduría y humanismo de su visión es lo que nos permite hoy morir dignamente. Abortar en casos precisos. Tener autonomía para el consumo de dosis personal de drogas. Desarrollar la personalidad desde una perspectiva homosexual. Que los indígenas apropien sus derechos. Una noción de vida centrada en los derechos y al derecho.

Quizás por esto asomara silenciosamente, afuera del Capitolio, la pancarta "Si a la dosis personal", con la que quizás, también, se honraba su memoria. 

Hay quienes piensan (como yo) que murió con un enorme pesar en su alma.

Tuvo que ser indecible el dolor y la frustración de ver la postración de la Corte Constitucional y el eminente peligro de la Justicia. 

Debió ser muy duro para un Hombre con mayúsculas como él, artífice de sentencias y jurisprudencias que salvaguardaron los derechos de los ciudadanos y el recto orden de la Constitución Política, ver a la más alta magistratura, sometida a la corrupción.

Dice el poeta Juan Manuel Roca que su temprana partida es, sin duda, “una baja más en las menguadas filas de la dignidad política”.

Ojala ocurra, si embargo, lo que escribió en su memoria el Magistrado mexicano Xavier Díez de Urdanivia: “que la semilla por él sembrada ha caído en tierra fértil y rendirá, a su tiempo, los mejores frutos”.

Descanse en paz, honorable ciudadano CARLOS GAVIRIA DIAZ.  



Si utiliza alguna foto de este Post y del Blog debe indicar el siguiente crédito: Foto(s) by Bunkerglo/Gloria Ortega http://somossentipensantes.blogspot.com Compartidas por su autora exclusivamente para medios digitales. No se autoriza la reproducción parcial o total en ningún medio impreso (análogo) sin expresa autorización de su propietaria.Derechos protegidos por CC Creative Commons.