: #main-column img {position:relative;} -->

31 diciembre 2011

Saludo a mis amables suscriptores

Amables suscriptores:
Ha sido un inmenso privilegio contar con su interés en este Blog y en los pensamientos que allí encuentran. Todos y cada uno de ustedes son un estimulo que cuido con atención y afecto. Cada nuevo día procuro hacerlo mejor, escribir más y con mayor calidad para lo cual siento que le he ganado la partida de achaques de salud al año que dejamos atrás.
Por lo pronto, les deseo que el tiempo venidero llamado 2012 sea bueno, alegre y con salud. Va un abrazo renovándoles mis agradecimientos por estar aquí.
Con profundo afecto y respeto,
Gloria - @Bunkerglo - Bun



28 diciembre 2011

¡Hideputas!

El periodista Juan Gossaín cuenta, indignado, cómo se pudrió la comida y cómo se vio perjudicado un pueblo

Excúsenme si parezco furioso: lo estoy. Esperé una semana antes de sentarme a escribir, pero no se me pasa. El crimen que se ha cometido clama justicia al cielo. Voy a contarles la historia.
San Estanislao de Kotska, con su nombre de santo polaco, es un pueblo de 15.000 habitantes, en el departamento de Bolívar, situado apenas a 40 kilómetros de Cartagena. Por allí se le conoce simplemente como Arenal.

En la víspera de Nochebuena murieron dos niños, uno, de 2 años, en Arenal, y el otro, de 7 meses, en Soplaviento, la aldea de músicos que le queda al frente.

Estaban recogidos con sus familias en albergues para damnificados del invierno. Los dictámenes médicos fueron iguales en ambos casos: muerte por desnutrición. Los aguaceros de los últimos años han ocasionado tantos estragos en las riberas del canal del Dique que ya no hay comida. Un sacerdote amigo mío vio a una madre con sus hijos almorzando las hojas que arrancaban de un palo de limón a la salida de Calamar.

Ese mismo día, mientras los vecinos piadosos recogían dinero en la calle para enterrar a los niños, en una bodega de la zona industrial de Cartagena tuvieron que destruir 12.000 raciones de comida que la Gobernación de Bolívar había comprado hace cuatro años, para socorrer a las víctimas del invierno, pero que acabaron pudriéndose en un depósito.

No eran solo alimentos. En las cajas también había varias medicinas, entre ellas suero glucosado para rehidratar a los hambrientos. Es probable que con un par de esas botellas los dos niños se hubieran salvado. Sigo pensando en ellos hoy, que es día de los Santos Inocentes.

Historia de un crimen

Todo empezó en el año 2007. El implacable invierno, que desde entonces venía rugiendo como un perro hambriento del sur de Bolívar hacia el norte, había cobrado ya sus primeras víctimas: ranchos destruidos, cosechas perdidas, gallinas y cerdos que flotaban en las corrientes. Las romerías de indigentes, con un pedazo de colchón al hombro y las criaturas en brazos, se
desplazaban de pueblo en pueblo, mendigando cobijo y pan.

El gobernador Libardo Simancas, que estaba a punto de dejar su cargo para ser investigado por vínculos con la parapolítica, ordenó que se compraran 12.000 mercados a unos licitantes de víveres que los cotizaron por 4.000 millones de pesos.

Joaco Berrío, el nuevo gobernante, acusó a su antecesor de haber hecho una compra amañada y sin los requisitos que exige la ley. Según declaró públicamente, temía que al repartir esos alimentos lo metieran en la cárcel. En aquella ocasión le dije por radio que es mejor terminar preso por repartir comida que por dejarla pudrir.

Prefirió ordenar que almacenaran los mercaditos en una bodega contratada mientras se adelantaba una "investigación exhaustiva" que no llegó a ninguna parte. (Malditas sean las investigaciones exhaustivas en Colombia. Todavía no hemos podido saber quién asesinó al mariscal Sucre ni quién ordenó que mataran a Gaitán.)

A Berrío lo destituyó la Procuraduría por otras razones. Llegó un tercero, Jorge Mendoza, tan fugaz que ni tuvo tiempo de averiguar dónde diablos era que estaba guardada la comida.

En el 2010 convocaron a votaciones atípicas para que alguien gobernara los nueve meses que hacían falta. Solo participó el 10 por ciento de los ciudadanos. Apareció Alberto Bernal, el cuarto mandatario, y, según él mismo ha dicho, desde el día de su posesión ya los mercaditos estaban dañados.

En esos cuatro años, cada invierno fue más grave que el anterior.
Los damnificados se multiplicaron. Eran, como siempre, los más indefensos y desprotegidos. Uno puede comprobar en las calles coloniales de Cartagena que los desplazados por el agua ya no piden dinero. Ni siquiera piden una sábana. Ellos mismos dicen que se conforman con una lata de leche en polvo o unos cubitos para hacer sopa.

Pasó el tiempo. Llovían las explicaciones legales, hubo una inundación de incisos y parágrafos, cayó un diluvio de intrigas, metieron sus manos diputados y concejales, y así, entre martingalas de leguleyos y bellaquerías de políticos, la bodega terminó por convertirse en un pudridero.

La ira de Dios

Los vecinos del depósito empezaron a quejarse. Los olores apestaban. 12.000 cajas de comida para seres humanos se habían convertido en un banquete de ratas y en basurero de cucarachas.

Hasta que la semana pasada un grupo de especialistas decidió que se procediera a destruir los mercaditos con candela porque eran un peligro para la salud pública. Yo no sé cuál de todos esos gobernadores es el culpable, o si lo son todos, porque cada uno cuenta un cuento distinto y cada quien trata de sacar sus chorizos del humo.

Solo espero que la ira de Dios caiga sobre los responsables de una infamia como esta, ya que la justicia de los hombres no solo es ciega, sino sorda. Y que les tenga reservada una paila del infierno más caliente que el fuego de los mercaditos, para que prueben una cucharada de su propia medicina. Son más condenables que la guerrilla, los narcotraficantes y los paramilitares juntos.

Este crimen de lesa humanidad es más horrendo que el de los parásitos financieros de Wall Street, que los fraudes electorales de Putin en Rusia, que las masacres de Gadafi en Libia, que las palizas del Ejército sirio contra los manifestantes de Damasco.

Pero aquí, en Colombia, tierra del café más suave del mundo y de las esmeraldas más bonitas, nadie se indigna, nadie ocupa una plaza para expresar su protesta, nadie abre la boca. Nadie se estremece. ¿Es que aquí a nadie le duele nada? ¿Qué es lo que tenemos en las venas? ¿Chicha de maíz?

Las estadísticas más confiables señalan que casi cuatro millones de colombianos se acuestan cada noche sin haber comido. De ellos, la mitad son niños. Pero la plata del Bienestar Familiar no alcanza para llenar el barril sin fondo de tanto contratista ladrón. Y en Cartagena dejan pudrir 12.000 mercados.

Sigamos en esas, sigamos; sigamos felices, como Nerón, tocando el arpa mientras Roma arde.

Epílogo para una infamia

Y faltan más horrores. Ya dije que el suministro de los mercados perdidos se contrató hace cuatro años por 4.000 millones de pesos. Como nunca les pagaron, ahora los proveedores exigen 9.000 millones, un incremento del 125 por ciento, a lo que hay que añadirle el precio hasta ahora desconocido de cuatro años de bodegaje, más 44 millones de pesos adicionales que cobraron los encargados de destruir la podredumbre.

No escribo con tinta de computador, sino con sangre, porque Altenberg me enseñó que quien escribe con sangre aprende que la sangre es el espíritu.

A punto de terminar, busco en la cabeza una palabra precisa para referirme a quienes hayan sido los causantes de esta monstruosidad. Todos los epítetos me parecen pobres ante la magnitud de lo ocurrido. Decía Cervantes que "solo hay una palabra, y solo una, para expresar lo que un hombre está sintiendo". Pero ninguna sirve para deshacerme del tarugo que tengo enquistado en el fondo del corazón.

Hasta que la encontré ahí, en las páginas del propio Cervantes. Cuando aquellos truhanes de una hospedería del camino lo molieron a palos, Don Quijote salió del lugar lanzándoles todos los improperios que se merecían: bribones, sinvergüenzas, granujas, perversos, malignos, villanos. No contento con ello, subió a su caballo sarnoso y, antes de volver grupas para marcharse, se asomó por la ventana de la posada, llenó de aire los pulmones, abrió la boca hasta donde pudo y, con toda la fuerza de su alma, les gritó:

-¡Hideputas! 


Juan Gossaín, periodista.

ESPECIAL PARA EL TIEMPO publicado el 27 de diciembre de 2011. Tomado de Eltiempo.com

06 diciembre 2011

Imagine... Lennon y el Che cantando Imagínate



Imagínate
Imagina que no existe el Cielo
es fácil si lo intentas
sin el Infierno debajo nuestro
y sobre nosotros, solo el cielo
Imagina a toda la gente
viviendo el hoy...
Imagina que no hay países
no es difícil de hacerlo,
nadie por quien matar o morir
ni tampoco religión
imagina a toda la gente
viviendo la vida en paz...

Puedes decir que soy un soñador
pero no soy el único
espero que algún día te unas a nosotros
y el mundo vivirá como uno

Imagina que no hay posesiones
quisiera saber si puedes
sin necesidad de gula o hambre
una hermandad de hombres
imagínate a toda la gente
compartiendo el mundo

Puedes decir que soy un soñador
pero no soy el único
espero que algún día te unas a nosotros
y el mundo vivirá como uno solo.
  John Lennon  
Cuando vi la foto en el Muro de FB de la música Manuela Forero (@Koopaland), sentí que  de ser verídica la foto Imagínate era la canción que podrían estar cantando en ese instante de 1966 estos amorosos dementes. No se si la foto es un laborioso montaje, pero si así fuera, me encanta y la acepto. 
Escribe Adriano Coglián en su muro de FB que la historia de la foto es como sigue: "Chicago, 11 de agosto de 1966. John Lennon se refugió en una vieja cabina de grabación de radio para estar solo y relajarse. Recién salía de una conferencia de prensa bajo la presión del escándalo desatado por sus declaraciones en marzo al London Evening Standard (aunque en Estados Unidos se conoció esto a través de la revista Datebook ) donde afirmó que los Beatles ya eran más famosos que Jesucristo. Situación que en Estados Unidos propició el veto de su música en varias estaciones de radio. 
Aquel 11 de agosto, Lennon con guitarra en mano, levantaba su mirada y ante él estaba otra figura de pelo largo y con sueños de libertad.
Guevara no sabía cantar pero tomó una guitarra y cantó, más bien gritó canciones sobre los oprimidos y las causas justas. John lo escuchó sin decir palabra alguna y el Che se fue así como llegó.
Ni John ni Ernesto comentaron nunca nada acerca de ese extraño encuentro.
Hoy se conoce la existencia de aquel miniconcierto secreto, y ya algunos se han aventurado en decir que ese encuentro marcó en definitiva la producción artística de John.
Otros hasta han llegado a escuchar fragmentos de aquellos "cantos" del Che en "Revolución #9", del album blanco de Los Beatles." Ahora escúchela otra vez. 
Hoy se conoce la existencia de aquel miniconcierto secreto, y ya algunos se han aventurado en decir que ese encuentro marcó en definitiva la producción artística de John.
Otros hasta han llegado a escuchar fragmentos de aquellos "cantos" del Che en "Revolución #9", del album blanco de Los Beatles." La traducción la tome de un portal en Internet y, la ajuste un poco. Ahora escúchela otra vez

02 diciembre 2011

Carta abierta a los organizadores de la marcha 6D y al pueblo colombiano

La carta que leerá a continuación es realmente muy importante. Me la envió el profesor Jorge Villareal () en un twitLonger . Esta dirigida a los organizadores de la marcha 6D. La publico en SomosSentipensantes para facilitar su lectura dada su notoria extensión.

Espero que su autor -a quien no tengo el gusto de conocer- el especialista en conflictos armados y política exterior José María Rodríguez González, no encuentre inconveniente en ello. Es el primer documento público de carácter ciudadano que conozco está dirigido a dos de los actores armados del conflicto armado: el ejército de Colombia y las Farc.
Me he permitido presentarla con algunas imagenes de mi autoría procurando con ello acompañarla y aligerar su lectura dada su extensión. Creo que será la primera vez que lo invitaré a que recomiende a otros su lectura. No podemos seguir en este laberinto incierto movidos por las visceras. Debemos torcerle el camino a nuestra historia como nación de una vez por todas. Gracias.


Carta abierta a los organizadores de la marcha 6D
y al pueblo colombiano
2 de diciembre, 2011

EJÉRCITO DE COLOMBIA Y LAS FARC EN MARCHA 6D
Reflexiones sobre la marcha del 6 de diciembre

Estimados amigos,

Los acontecimientos de la mañana del Sábado 26 de noviembre volvieron los ojos de Colombia nuevamente sobre las FARC. Sería inexacto decir que el crimen de guerra cometido por las FARC ese día era para lograr el protagonismo y la atención máxima de toda la nación y hasta del mundo.

El impacto mediático de las FARC es prácticamente inevitable, así el gobierno hubiera querido mantener silencio sobre una operación militar que estuvo cerca del escenario de los acontecimientos, el magnetismo de las FARC lo hubiera impedido como efectivamente lo hizo otra vez. ¿Por qué cualquier delito que cometa las FARC roba la atención de Colombia?

¿Le daríamos primera plana de los periódicos a todos los crímenes que abruman a los colombianos hasta en ciudades como Medellín, Bogotá y Cali? No. Eso es reservado solamente a los asesinatos más originales, sensacionales o de relación con personalidades de cualquier campo. El anuncio de la criminalidad ordinaria es selectivo. El anuncio de los crímenes de las FARC por pequeños que sean nunca son selectivos, todos cuentan.

A diario hay secuestros que quedan por fuera de las estadísticas y del conocimiento público. Sin contar que no existe la primera banda criminal que guarde a un secuestrado por más de unas contadas semanas, máximo. La idea de la delincuencia común es tener una ganancia rápida por su presa, en eso consiste su negocio criminal.

En mayor cantidad que los secuestros todos los días hay asesinatos en Colombia, Más de cuatro personas son asesinadas a quemarropa por atracadores cada día, sin embargo estamos acostumbrados a que cualquier muerto por la delincuencia común, que se eleva a altos porcentajes diarios en todo el país, no tenga la prensa que la gente se imagina y la mayoría de asesinatos, heridos, secuestrados y demás víctimas del crimen ordinario quedan ignorados. Si contáramos los crímenes que diariamente anuncian la radio, la televisión y la prensa llegaríamos a la conclusión de que el crimen es un problema insignificante de Colombia.

La violencia mayor que vive Colombia es la de la delincuencia común, pero la delincuencia común no mueve a nadie porque nos hemos malacostumbrado a convivir diariamente con ella.
¿Cuánta gente se atropellaría para hacer una marcha contra los criminales que todos los días asesinan, roban, atracan, violan y cometen la variedad más increíble de crímenes contra la ciudadanía? Ni una sola persona. ¿Por qué? Porque estamos acostumbrados a que es normal que el crimen exista y opera diariamente, el crimen se ha vuelto parte de lo que tenemos que afrontar cada día de nuestras vidas. El crimen es parte de la vida colombiana como el pan diario. La delincuencia es tan común en nuestras vidas que por eso debe ser que la llamamos delincuencia común.

Pero, cualquier delito que cometa las FARC acapara la atención nacional por una única y sencilla razón: Las acciones de las FARC son ciento por ciento políticas y ese impacto político es imposible de eludir.

El solo hecho de nombrar las FARC significa nombrar la amenaza de un sistema de poder, eso es político. Significa nombrar un enemigo radical del Estado, eso es político. Significa un poder que amenaza cambiar todo lo que conocemos de la economía y la política de Colombia. Todo esto es político.

Las FARC no son temidas porque maten cuatro u once secuestrados, cuatro o veinticinco uniformados, sino porque cada una de esas muertes impactan, aunque sean tan pocas en comparación a los altos índices de asesinatos diarios de Colombia, porque significan ataques a Colombia. Esto, atacar a Colombia –una acción política-, es lo que diferencia a las FARC de la delincuencia común y de los abrumadores crímenes que reinan en las estadísticas del crimen colombiano.
El crimen ordinario es inofensivo políticamente, no es político, no atenta contra el Estado, no intenta tomar el poder ni quiere dirigir nuestros destinos. Nos roban pero nos dejan nuestra religión y creencias políticas. Se llevan nuestras propiedades y se van. Aunque dejen detrás un muerto o más, ninguno de esos crímenes va a afectar el status quo de todos los colombianos, el del estado ni el del gobierno.

El poder mediático de las FARC es el resultado única y exclusivamente de su carácter político. Su magnetismo nacional no es nada más ni nada menos que la comprobación de su poder político. Cualquier operación y avance de las FARC es interpretado y temido como un avance político contra el Estado y el gobierno colombiano.

Las FARC saben de memoria que sus crímenes no pueden quedar ignorados como si quedan los de la delincuencia común. Las FARC no tiene que cometer muchos crímenes, uno solo de cualquier magnitud es suficiente para mantener una asegurada presencia pública amplia y una ineludible conmoción política nacional. Las FARC disfrutan de la primera plana de la prensa, las primicias de la radio y los especiales de la televisión. Y hasta las calles de las capitales de Colombia también son escenarios para la popularidad de las FARC. En política mala propaganda es buena propaganda.

Al parecer el gobierno, y esa parte de la ciudadanía que vive alerta día y noche de todas las noticias sobre las FARC, piensa ingenuamente que el nuevo crimen cometido hace unos días por las FARC les daría otra oportunidad para aumentar el desprecio y el rechazo hacia ellas.
Sin percatarse que los crímenes de las FARC son políticos, el tratamiento de héroes que recibieron los cuatro uniformados asesinados prueba ante Colombia y el mundo que el país quedó herido políticamente, porque si se tratara de honrar a soldados muertos se habría venido cometiendo injusticias por años contra los más de cuatro mil uniformados muertos solamente durante el doble gobierno anterior de acuerdo a estadísticas militares. Y ninguno de esos miles de uniformados muertos recibió homenaje nacional en la Catedral Primada de Colombia con asistencia del presidente, altos dignatarios de su gobierno y la primera plana de la jerarquía militar y policial de la nación. Y tampoco ninguno recibió la publicidad mediática ni inspiró ninguna marcha. A pesar de que la inmensa mayoría de esos miles de uniformados murieron como verdaderos héroes combatiendo y dejando sus vidas en el campo de batalla. 

Es indudable que el gobierno y los medios volvieron a caer en la trampa que le tendió a Colombia el pasado gobierno alegando que las FARC son criminales y no tienen una pizca de política. Colombia trató estos cuatro asesinatos de las FARC como crímenes ordinarios que no deberían quedar en el olvido, como todos estamos acostumbrados con los crímenes ordinarios, sino que contradictoriamente los elevó al mayor rango político posible.

Colombia mostró el dolor político de cuatro muertes de uniformados contratados para morir por Colombia y no como los millares de ciudadanos civiles que nadie ha contratado para morir y son asesinados salvaje e impunemente todos los días por la delincuencia común a lo largo y ancho de Colombia.

Realmente no hubo ninguna verdadera honra a los cuatro uniformados asesinados, lo que hubo fue una despliegue político en respuesta al alto contenido político del crimen de las FARC. En su afán de magnificar la respuesta política contra las FARC el gobierno como acostumbra, pero sin medir las consecuencias de moral para los uniformados, se inventó que los asesinados eran héroes de la patria. Todo prisionero de guerra queda automáticamente obligado a dar su vida, primero porque es su deber por la patria y para eso le pagan y segundo porque ser prisionero es una suerte que puede cambiar si deciden ejecutarlo para humillar al enemigo.

Realmente los cuatro asesinados no hicieron nada heroico. Tres de ellos simplemente obedecieron voltearse y recibieron sus tiros de gracia, eso no es ningún heroísmo. Y el cuarto se equivocó y en vez de correr en la dirección que creía correcta estaba corriendo en dirección contraria y al ver que por su error lo perseguían corrió como un diablo para esconderse y luego verificar si eran amigos y pedir auxilio a unos soldados. Eso si que menos es heroísmo.

Actos heroicos son actos de supremo valor y ejemplo para cada miembro del ejército y la policía. El último ejemplo dado es que si un soldado se ve perseguido por un militante de las FARC lo heroico es correr como un diablo para esconderse y pedir auxilio. El sentido común nos enseña que ese falso héroe, forzado a ser inventado por el brutal golpe político de las FARC, daña la moral y el sentido del valor del ejército y la policía. Nadie en Colombia parece darse cuenta que lo único heroico posible en el último caso era haber desarmado al militante de las FARC, apresarlo y llevárselo para entregarlo a la justicia y mostrarlo vivo, como victoria del ejército.

El hecho de haberse inventado cuatro héroes en el último minuto demuestra el desequilibrio y la precipitación que el gobierno tuvo para tapar la vergüenza de que nunca fue capaz, ni en catorce años, de hacer algo por la liberación inmediata de cada miembro de sus fuerzas armadas. Cuando cae prisionero un militar o un policía la obligación inmediata y la urgencia de sus instituciones es lograr su liberación por cualquier medio que lo garantice vivo, porque ese prisionero es una doble humillación para la moral y para la institución armada.

Una, porque se dejó coger, estando armado, y dejarse coger es ya humillante y una derrota de por sí, peor si se pertenece a una entidad que ha gastado billones de dólares en entrenamiento y equipo para triunfar y no para caer en manos del enemigo.

Y la otra, porque es la destrucción de la moral de los combatientes de estas instituciones que saben que si las guerrillas los cogen su liberación nunca será la prioridad de sus compañeros, ni de la institución para la que trabajan ni del gobierno que defienden. Eso le mata el valor a cualquier combatiente. Si los uniformados en combate supieran que si caen en manos del enemigo su liberación se convierta en la primera tarea del ejército y la policía y que desde ese momento no descansarán hasta que los liberen de cualquier medio, con vida por supuesto, entonces, el valor de los combatientes se multiplica porque sienten el apoyo real de sus compañeros, del arma a la que pertenecen y del gobierno al que defienden.

Que con toda la cháchara del doble gobierno anterior ese jamás se haya interesado siquiera por saber dónde tenían las FARC a estos uniformados, hoy asesinados, y que jamás haya hecho el mínimo esfuerzo por rescatar o negociar la inmediata liberación de esos uniformados no solo es una vergüenza para esos dos gobiernos que anteceden pero una que dejó de herencia al actual gobierno.

No se debe hacer eco del gran error político del gobierno de inventarse héroes para tapar catorce años de incapacidad y humillación para lograr la inmediata y obligada liberación de sus soldados caídos en manos del enemigo. Lo que hubiera evitado que las FARC dejaran al descubierto la crónica falla militar de rescatar vivos a los suyos.

Todo, los pomposos funerales y las fiestas mediáticas por estos cuatro inventados héroes, que en realidad son cuatro grandes víctimas de catorces años de indolencia, inercia y abandono negligente que con impunidad el mismo gobierno los condenó a su suerte y a que sufrieran todos los riesgos posibles, incluida su muerte, solo enaltecen a las FARC.

En estas circunstancias es un cinismo corruptor que el gobierna pretenda liderar la marcha del 6 de diciembre con su apoyo. El invento de cuatro héroes para enmascarar la incapacidad del gobierno durante 14 años para liberar cuatro personas que cayeron en manos del enemigo es suficiente. Enmascararse también con la marcha es el colmo del cinismo.

El oculto chichón de la marcha del 4 de febrero 2008 fue el apoyo efectivo desde el gobierno nacional y todas sus representaciones diplomáticas en el mundo. No fue una marcha organizada única y exclusivamente por el pueblo colombiano como la de MANE que tumbó la Ley 30.

Hay que aprender de la experiencia de los resultados.

Pero si el apoyo del gobierno ilegitima la marcha, también la ilegitima una marcha contra las FARC porque es un reconocimiento más del poder político de las FARC y de cómo ese poder hirió a Colombia para mostrarle la herida, cuando lo que hay que hacer es curarla.

Una marcha de esa clase solo podría ser para mostrar cuanto se odia a una organización beligerante subversiva y guerrillera, que aunque la llamen “terrorista narcotraficante’ eso no le quita un pelo a su amenaza ni al poder político efectivo que la misma marcha corroboraría. El único beneficio de una marcha de tal naturaleza sería la superficial catarsis de los fanáticos que la apoyan, pero no produciría absolutamente ningún resultado respecto a las FARC, porque las FARC no poseen ningún poder sobre los colombianos como si lo tiene el gobierno, por lo que si los marchantes duraran meses y años expresando su odio, las FARC continuarán igual puesto que sus operaciones y función no están basadas en la opinión pública, sino en el real ataque y debilitamiento político y militar de las estructuras del estado.

Una marcha para echar a un dictador como Hosni Mubarak tiene sentido porque muestra la erosión de su poder y que su propia gente no lo apoya. No hay otra salida honrosa que renunciar. Las FARC no tienen poder en el Estado. Están fuera del Estado. Una marcha no está erosionando ningún poder de las FARC.

Una marcha contra la Ley 30 tiene sentido porque quien participa en ella sabe que mientras estén marchando están creando una presión que demuestra lo impopular de una política y en consecuencia amenaza la popularidad misma del gobierno.

Las deserciones se producen por diferentes motivos, la marcha es mínima para ellas, pero una cosa es segura: que no son los militantes más leales ni en los que una organización debiera confiar. Por lo que al final, que las FARC se libren de militantes que pueden fácilmente ser sus traidores no es como una pérdida que van a lamentar.

Las FARC no recibirían ninguna presión. Tomar el poder por la vida armada no requiere gozar de ninguna popularidad. El interés de las FARC es la desestabilización y el colapso del estado y no realmente ganar un reinado de simpatía.

Al final es una marcha descalabrada, como un grito en el vacío, como de ingenuos que gritando solos creen que están diciéndole algo a una pared. Es la humillación de hablar sin que las FARC tengan interés en oírlos.

Una marcha de esos parámetros justifica la lucha de las FARC, les da la razón de que lo que están haciendo, sea lo que sea, tiene un indiscutible impacto profundo que puede explotar si hay la gente que las hace presente a gritos, aunque sea negativamente. Las FARC quedan definitivamente seguras de que no son ignoradas y que con una acertada política pueden voltear esa popularidad a su favor.

Cuando una marcha pretende enfrentarse a las FARC hay una ampliación de su influencia política. Si las FARC solo influenciaran a 20 personas ¿valdría la pena hacer una demostración de miles por esa pequeña influencia de las FARC? Sería contraproducente.

Una marcha solo contra las FARC reafirmaría y garantizaría la presencia de las FARC en la actual historia de Colombia, y aunque eso sea cierto ¿hay necesidad de gritarlo? Una marcha de esas características pone la situación semejante a la de la ex novia que no pierde ninguna oportunidad y hasta busca al ex novio para gritarle “te odio”. Si de verdad alguien nos enerva lo normal es no querer ver esa persona ni que nos la nombren. Pero el fanatismo de muchos colombianos los lleva a ridiculeces y cosas tan absurdas como odiar a las FARC y pedir que el nombre de las FARC aparezca en toda su propaganda hasta el extremo de llevar la palabra FARC en su pechos para que todo el mundo la vea, haciéndola memorable.

Este tipo de sinsentido no debe permitirse en la marcha.

El expresidente Uribe y las FARC se pelean constantemente por protagonismo nacional ¿De qué le sirve a la nación caer en ese juego? ¿Por qué no aislar esas ambiciones políticas y mejor enfrentar la violencia en Colombia, que venga de donde venga el resultado es el mismo: colombianos muertos?

Las marchas son manifestaciones políticas porque son el poder de las masas que se enfrentan a algo o por algo.

La marcha fue creada y originada en la lucha contra la violencia en Colombia, inspirada en el asesinato de los cuatro uniformados, pero no quedándose en eso, que solo es uno de los innumerables y diferentes actos de violencia que a diario suceden en Colombia. Si la marcha logra que Colombia tenga conciencia de lo negativo y contraproducente que es el odio, causa de la violencia, su servicio será un paso histórico hacia la civilidad y el avance de los colombianos hacia vivir todos en una sociedad en paz.

Para que tenga verdadero éxito, la marcha del 6 de diciembre próximo debe ser auténticamente del pueblo colombiano y debe ser contra toda forma de violencia armada en Colombia. Debe ser por erradicar el odio, que es el que genera la violencia, y por cambiar la historia de Colombia con una paz sólida que ojalá comenzara con la libertad de prisioneros envueltos en el conflicto armado.

El odio es un aliciente de la guerra no una manera de terminarla

Cordialmente,

José María Rodríguez González
Especialista en conflictos armados
y política exterior

01 diciembre 2011

Ministro: ¿Usted usa condón?

Alexandra Uribe
En Memoria de Ale 

Tres hechos claros marcaron en los años 90 el camino de la información, la comunicación y  la sensibilización pública sobre el HIV/SIDA en Colombia.

El primero de estos, la exhibición en televisión de un pene de latex de forma natural, y con este, la instrucción clara y explícita de cómo se pone un condón. El escándalo en su momento (1991), fue mayúsculo y alcanzó, inclusive, a la  amenaza de cierre del programa. Semejante hazaña de información pública fue posible mediante la complicidad profesional de mi amiga y colega Ale, Alexandra Uribe, quien por ese entonces dirigía un relevante programa de opinión en televisión: Enfoque, y en el que se abordaban los más diversos temas. Para esta labor ilustrativa Ale invitó al sociólogo y pionero de las labores de información, prevención del VIH y acompañamiento a las personas con Sida, Manuel Velandia Mora. También, dicho sea de paso, creo que Velandia fue el primer hombre que le puso la cara a la sociedad para decir y o  s o y  m a r i c a. Fue el “destape” de lo gay en el país.

El segundo episodio  ocurrió cuando, también el programa de opinión Controversia con Yamid Amat, el mismo sociólogo, quien fuera después asesor del Consejo Nacional de SIDA (instancia que dependía directamente del Ministro de Salud), el 25 de noviembre de 1991 le pregunta en vivo y en directo y en horario AAA al entonces jefe de la cartera de salud Camilo Gonzalez Posso: “Ministro: ¿Usted usa condón?”.

Mismo Ministro que pocos días después, y en el marco del Día Mundial de Lucha contra el SIDA que se celebraría el 1 de diciembre, lanzara la Campaña de TV “El hombre desnudo” un comercial en el que aparecía un jóven y bello hombre tal cual, desnudo, pero con un condón, aún empaquetado, en una de sus manos cubriendo su pene. El mensaje decía: "recuerda que la única prenda de vestir que no te puedes quitar es el condón”. ¡Y ardió Troya!

El entonces Monseñor Darío Castrillón y toda la godarria del país (la misma de hoy), se rasgaron las vestiduras, armaron un escándalo de tal magnitud, que consiguieron presionar a la Comisión Nacional de TV. y  el comercial, cuya pauta estaba prevista para un horario AAA, terminó en el horario de los vampiros. Después, mucho después, las herramientas para continuar las proporcionaría la nueva Constitución.

Sin embargo, la gigantesca repercusión del suceso también traía consigo estimables frutos. La censura puso el tema del VIH/SIDA al descubierto y comenzó a penetrar con fuerza y decisión en todos los ámbitos de la vida del país, incluso, con citación del Ministro Camilo González Posso a control político por tamaña desfachatez de promover la única protección posible contra la enfermedad. "La doble moral no es el remedio".

Ese mismo año se celebraba en el país las primeras jornadas nacionales contra el Sida, y un Foro que, también por primera vez plateaba una mirada interdisciplinaria del asunto y no meramente de salud pública. El desafío era gigante. Así que los Ministros de Educación, Justicia, Trabajo y hasta de Defensa (Rafael Pardo) y los consejeros de DDHH y la otrora  Juventud, Mujer y Familia, acometieron discursos y compromisos frente a un flagelo que crecía silencioso en nuestra sociedad.

Quizás este fue el génesis de una lenta ruptura de lo que se hablaba pero a escondidas y de la indiferencia colombiana sobre una enfermedad que, como ya se sabía en ese momento, hace 20 años, no era un problema de maricas y putas, sino que ya registraba entre sus víctimas a portadores niños y niñas prenatales, amas de casa  e incluso adultos mayores, afectando por igual a heterosexuales, bisexuales y homosexuales.

Este destape supuso empezar a enfrentar una situación que no solo era de salud pública, sino cultural y que crecía. Todo exigía atención inmediata: las personas infectadas (no contagiadas, el VIH no se contagia se trasmite) que ya estaban viviendo con Sida, víctimas de discriminación, exclusión y segregación en el cuidado y la atención. Había que importar -como hasta ahora-, los retrovirales existentes en el mercado, así como orientar a los miles de portadores asintomáticos. En últimas, era vital abordar de fondo la prevención en general, pues la proyección era que habían algo más 25 mil personas asintomáticas portadoras del VIH a principios de los 90. Esto significaba, ni más ni menos, que hablar de frente, en directo y de manera clara del adminículo llamado condón y de cuerpo como territorio sagrado para el placer pero con protección.

Las campañas que hasta ese momento se habían promovido eran mentecatas y, las más de las veces. confundían más que aclarar a la gente. “Los primeros mensajes que se pasaron por T.V. fueron inocuos y hasta ridículos: unos corazoncitos que se besan y que los televidentes bien podrían confundir con una propaganda comercial del día del amor y la amistad; unas piernas de jóvenes de ambos sexos, bailando, mientras se escucha una voz que de una manera superficial menciona el Sida, mensaje que bien podría confundirse con un anuncio de medias, zapatos o de pantalones de una nueva marca”, decía una noticia de ese entonces.

Así que el Hombre Desnudo hizo historia aquí y acullá. En Colombia, el Ministro Gonzalez fue citado a control político por los Representantes de la Cámara. Memorable debate porque, como dice el dicho, al que le van a dar le guardan, y todos los Congresistas, además de recibir una completa carpeta informativa sobre la epidemiología de la enfermedad, historia, casos, proyección, etc., recibieron para su espanto un condón. Aún recuerdo algunos rostros de asombro. Cogían el condón como si estuvieran tomando un papel untado de caca. ¡La doble moral! decían. Pienso más bien que eran tarados o idiotas.

Y allá, el comercial del Hombre Desnudo, criticado y calificado como grotesco en Colombia y alrededor del cual se desató una aguda polémica, fue presentado en el 34 festival de cine y televisión de Nueva York y fue catalogado, un mes después, como uno de los diez mejores mensajes del mundo para televisión en la categoría de servicio público.

El uso adecuado del condón iba ganado cada día mayor espacio y protagonismo en la vida sexual de los colombianos, muy a pesar – ¿o más allá?- de la santa iglesia católica, apostólica y romana, del país Laico, y de la mismísima godarria nacional.    

Luego de un apasionante proceso de información y sensibilización durante más de siete meses mediante charlas familiares y talleres cerrados personalizados realizados por Manuel Velandia Mora, la OGN Apoyémonos, inforamción en ETS* y Sida, se dpropuso acercar a la gente al uso del condón. Políticos, actrices, actores, periodistas, escritores, artistas, enfermeras, médicos… pasaron por este ejercicio. Jaime Garzón, Fanny Mickey, el periodista y notable escritor Rafael Baena… cientos de personas se informaron, formaron y divirtieron descubriendo los miles de usos de un condón, además de su obvio objetivo. 

El 1 de diciembre de 1992,  en el mismo formato de su Revista cultural Magazín, El Espectador se une a la campaña "Sensibilización de Opinión Pública"  que desarrolla la ONG, y circula inserto, en el mismo diario, Apoyémonos Información en Sida, una revista de 23 páginas y 200.000 copias con la que se pretendió presentar, de manera sencilla, el ABC del VIH/Sida desde una perspectiva holística, más humana, más cercana. Uno de los artículos de pagina y media en el que se indicaba como usar un condón, y todas y cada una de las revistas traían pegado un condón Today.

Han pasado 20 años desde esta pretenciosa, pero amorosa, solidaria y divertida gesta informativa en la que también participo activamente Ale, y que comprendió muchas más acciones entre el 1, Día Mundial de Lucha conra el HIV/Sida y el 10 de diciembre, Día mundial de los Derechos Humanos. Desde entonces no hevuelto a ver algo parecido. Seguramente los programas formativos en derechos humanos y los de educación sexual sean hoy el pan nuestro de cada día en el cuidado y protección de los jóvenes y jovencitas del país.
Como entonces, para mi hablar de Sida es hablar de Vida. Estamos vivos, el cielo puede esperar. 
*ETS Enfermedades de Transmisión Sexual

29 noviembre 2011

Qué las palabras reclamen a los corazones la indiferencia de sus actos


La Catedral Primada de Bogotá acogió hoy a los familiares de los uniformados asesinados por las FARC, los sargentos Libio José Martínez y Álvaro Moreno, así como a los mayores Edgar Yesid Duarte y Elkin Hernández Rivas.
 
Todos los martes una colombiana, de esas que están hechas de solidaridad, berraquera y ternura, Marleny Orjuela, como en un ritual sagrado, íntimo pero público, llega hasta las escalinatas de la Catedral en la Plaza de Bolívar, para clamar e implorar un acuerdo humanitario (¡Ya!), que consiga regresar con vida a sus seres amados. Nunca está sola. Junto a ella siempre están todos o algunos familiares, hermanos, hijos, madres y padres de los soldados y policías en situación de secuestro en manos de las FARC.
 
"Sentémonos y digamos como hay que hacer para traerlos en realidad (...) Miremos a ver cómo es que los vamos a sacar".  Es lo que dicen y han repetido desde que Andrés Pastrana era presidente, después y durante ocho años  con Álvaro Uribe Vélez y ahora con Juan Manuel Santos. Siempre piden lo mismo: la libertad de todos.

Una tragedia sobre la cual muchos ya están hartos de pensarla tratando de descifrarla  o  entenderla, y frente a la cual la inmensa mayoría se ocupa solo cuando los medios, responsables de hacer seguimiento e informarnos, visibilizan a las personas en situación de secuestro solo cuando hay uno o varios muertos. Como ahora.  
En el mismo lugar de la carrera sexta con calle décima, a donde estas víctimas invisibles van desde hace años a vivir su duelo anticipado,
hoy la gente, los colombianos, el mundo enter olos tiene en la mira pero no los ve (¿los escuchará esta vez?), mientras se sucede un entierro de primera para unos heroes de no se qué, que fueron tratados como víctimas de quinta durante 14 años!. ¡Como si hubiera víctimas de primera!  
 
Seguramente los encontraré otra vez el próximo martes ante la mirada indiferente de los miles de transeuntes que atraviesan el lugar. Con sus banderas blancas de paz y libertad, solos, como siempre han estado, exhibiendo con dignidad su dolor, agolpados en la misma escalinata portando sus cuidados e impecables carteles de los rostros más bellos de sus amados. También, con su dolor a cuestas, más tristes y más afligidos que siempre implorando que se sienten hablar unos y otros y todos, porque, ya sabemos, puede producirse un nuevo "error" que ponga fin a las vidas de los que aún están en cautiverio a manos de unos criminales, armados y organizados.

Los últimos héroes de la patria, los mismos por quienes la sociedad que hoy se lamenta, llora, maldice, condena y rechaza, no ha hecho y no hizo lo suficiente que es TODO para salvarlos de su destino cruel que ya no era estar en situación de secuestro por las FARC, sino de la indiferencia y la indolencia de un "Nación" que siente, episódicamente, solidaridad cuando ya no hay nada que hacer, sino ver impávidos misas de primera con batallones de plañideras y cañones que no ensordecen las armas de la muerte.  

Pueda que las FARC y su barbarie los haya privado del bien y derecho humano más preciado: la libertad, pero a Libio José Martínez, Álvaro Moreno, Edgar Yesid Duarte y Elkin Hernández Rivas los asesinó la tolerancia del "eso no es conmigo", "no podemos ceder", "que pena pero de malas" , "mejor no se meta" y el del "dejé así" de la inhumanidad rampante de este paisaje que es Colombia.

Como dice el poeta @valenciacalle: "Qué las palabras reclamen a los corazones la indiferencia de sus actos. Qué la paz perdida se deje ver entre los rostros de la indiferencia".

Fotos by @Bunkerglo

28 noviembre 2011

Las marchas por la paz son gestos sin apellido




Ayer domingo fue un día difícil en las emociones y sentimientos de los colombianos. Uno de esos días que, en lo personal, he vivido y visto muchas veces a lo largo y ancho del país en sus últimos 30 años de historia, y de habitar este paisaje con nombre de mujer: Colombia

Había rabia, tristeza, desconcierto, pero sobre todo, una evidente ausencia y carencia de líderes políticos (los espirituales son muchos y diversos y de ellos nos agarramos muchos), que en mi nombre y en el de muchos más salieran a interpretar esta peregrina desolación de sentirnos huérfanos, perdidos en un  mundo, en un país, en una sociedad que no queremos reconocer como propia porque da vergüenza y duele hasta la medula.
 
Muchas veces, de manera abierta o dirigida a alguien, envié insistentemente el mismo mensaje: "Yo no marcho contra FARC, sino en contra de TODOS LOS SEÑORES DE esta maldita guerra #Protesta6D ow.ly/7Gfaf". Y es que, más allá del cruento suceso de guerra, (el asesinato de los uniformados en lo que al parecer fue una escaramuza sin la certeza clara de la existencia de las personas en situación de secuestro), aquí nos han querido hacer creer de siempre que nuestro principal o único enemigo son las FARC y no todos los señores de esta maldita guerra. Hay que desarmarlos a todos! ow.ly/7GbIJ

El twitero @arkandria me envió un texto que interpretada mis sentimientos y pensamientos, y que compartí con la comunidad:  "Con @Arkandria No queremos guerra, violencia y secuestro, pero pedimos caminos nuevos y ciertos para alcanzar este fin. ow.ly/7GblA".  Encontré una frase de Platón que decía que "los muertos son los únicos que ven el final de la guerra". Eso pasó el sábado con las personas que estaban en situación de secuestradas y que fueron asesinadas por las FARC.

Simultáneamente, también desde muy temprano, fueron entrando a mi TL unos trinos que eran como un monologo encendido, profundo, triste. El profesor @Valenciacalle, - como le dicen sus alumnos en facebook y en twitter, y que yo apenas si conozco leyendolo por estos espacios-, nos entregaba, en 140 caracteres versos y pensamientos del alma, esa que quizás aún hoy traemos deshecha gracias a este #paisinviable que nos habita y nos rompe y nos duele y nos mata.

He querido (sin la autorización del autor Marco Antonio Valencia), reunir todos estos 40 o más trinos o testamento de su alma rota (y miedo que también son mios), darles cuerpo en un papel para volverlos a leer y compartirlos de esta manera con ustedes, mis amables sucriptores, pero también como acto de expiación simbólica en nombre de estos últimos muertos de este negocio lucrativo que es la muerte en este territio de guerra. 

El llanto es nuestro y la tragedia también, como escribió hablando de España el poeta León Felipe. "Ya no hay patria, la hemos matado todos, los de aquí y los de allá; los de ayer y los de hoy (....) Ya nadie aquí tiene lagrimas".

Seguro los poetas y la poesía son el leño seguro para no naufragar en este triste paisaje. El título es mío y las fotos también.


  Las marchas por la paz son gestos sin apellido
"Siempre hay un trago amargo en la historia de este país. Hay una zozobra en el aire, en la memoria un vuelo de palomas vencidas. En la calle una lágrima viva, enorme, rodando por el país.
Callan la muerte y gritan la fiesta. Desdibujan la realidad. Calla el aleteo de las palomas y se pierde el miedo en noches de carnaval.
Un niño eleva sus manos hacia el cielo, y pide limosna... Sin paz en su corazón y con hambre en sus días no le importa la paz en la tierra.
Nos perdemos en palabras buscando la paz. Nos perdemos en cenizas, cementerios y utopías. En noches de miedo y amaneceres con promesas. 

El miedo todo lo consume: las flores y los cielos azules. Incluso la ilusión de ver la sonrisa de un niño viviendo en un país sin guerras. Cabalgamos en potros de miedo. Esquivamos miradas a escenas de miedo. No hacemos nada contra la violencia por miedo. El miedo nos ilumina.
El silencio ha sido el escondite. Hacernos los ciegos ha sido la solución. Quejarnos por la in-eficiencia de los otros ha sido el escape.
Embriagados. Ebrios de miedo. Con la mirada escondida. Sin sueños, pero tristes por el pasado. Mi alma en la jaula de un país en guerra.
Somos ciegos pero el fantasma del olvido no vuela en nuestra historia. Somos indiferentes pero los huesos de nuestros muertos están allí. No nos alcanza la sonrisa para vislumbrar días de paz. Somos niños amamantados por noticias de violencia, con bastones de viejos ciegos.
Nuestro miedo no tiene boca para decir. Nuestra boca no tiene ilusiones para sembrar un árbol de paz. Vocación de paz sin alma y sin manos?

Este país no tiene miedos, tiene silencios que es distinto. Los ruidos de la guerra ahogan todas las ausencias y todos los horrores.
Este país tiene muchas ventanas y en cada una de ellas hay un paisaje distinto. Hoy quiero ver esa de lágrimas tristes que lo inunda todo.
Te he traído el pan al desayuno una y otra vez, te he colocado frutos en la mesa una y otra vez...Pero tú, no alimentas mi paz, ¿entonces?


Comenzamos a flotar en noches manchadas. A vender ilusiones por la paz como milagros en papeles de colores. Sin palomas ya no esperanza.
No hace falta que hablemos cuando hay llanto en el cementerio por el cielo extraviado y las flores de la paz están ya marchitas.
No es que me duelan los muertos ajenos. Es que cuando matan uno de nosotros, a un hermano colombiano, morimos de vergüenza nosotros.
La paz no existe por aquí. Es palabra incierta, polvo de ilusos, cielo de condenados. La paz es una lluvia de fábulas sin nombre y sin amor.
La sangre derramada por mis mayores es tan grande como el miedo de mis noches. Y no crecerá la paz en esta pesadilla de miedos. Urge la paz.

Mis palabras no dicen nada, ni son nada. Mis miedos no son nada y a nadie le importan.En otro Universo mi clamor de paz tendría eco y amigos.
Los delirios de los guerreros terminan en fosas de cementerios sin epitafios. Frente a la guerra de los tontos todos los ruegos son inútiles.
Todo diálogo roto, toda pérdida, toda disolución, todo grito de rabia... nos condena. La paz que nos titirita arde en fogatas de leño verde.
Que las palabras reclamen a los corazones la indiferencia de sus actos.Que la paz perdida se deje ver entre los rostros de la indiferencia.

Y nos van quedando las canciones tristes de una tierra sembrada de huesos. Pedazos de cielo sin emociones, de patria sin orgullo.
Tanta ceniza de muerto, tan muerte sin duelo, tanta tristeza sin sentido, tanta lágrima al vuelo, para nada. Corazones de piedra, amén.
Si todas las heridas en el corazón, de todos los heridos por la violencia fueran huéspedes de la paz por un momento...
En otra tarde, en otro cielo, en otro rostro, hay otra mirada triste... no solo nosotros lloramos nuestros muertos. Ellos lloran sus penas.
Este paraíso de sombras y silencios que nos inunda de tristezas... esta salvado por un barquito de papel en el mar de las indiferencias.
Somos ciegos pero el fantasma del olvido no vuela en nuestra historia. Somos indiferentes pero los huesos de nuestros muertos están allí.
Embriagados. Ebrios de miedo. Con la mirada escondida. Sin sueños,pero tristes por el pasado. Mi alma en la jaula de un país en guerra.

El silencio ha sido el escondite. Hacernos los ciegos ha sido la solución. Quejarnos por la in-eficiencia de los otros ha sido el escape.
Cabalgamos en potros de miedo. Esquivamos miradas a escenas de miedo. No hacemos nada contra la violencia por miedo. El miedo nos ilumina.
Un niño eleva sus manos hacia el cielo, y pide limosna... Sin paz en su corazón y con hambre en sus días no le importa la paz en la tierra.
Ciegos frente al fantasma del olvido vuela nuestra historia. Somos indiferentes pero los huesos de nuestros muertos están allí.
Esquivamos las escenas de miedo. No hacemos nada contra la violencia por miedo. El miedo nos ilumina todo, hasta las esperanzas de la paz.
Hacernos los ciegos ha sido la solución. Quejarnos por la in-eficiencia de los otros ha sido el escape. No mirarnos al espejo. Silencio.
Matan a uno y resoplamos. Un muerto es una luz que enceguece la ira. Un insecto molesto para nuestra viva indiferencia.
Las marchas por la paz son gestos sin apellido. Actos sociales inocuos, mariposas volando sobre flores de papel. La nada en el aire viciado.
Los manifiestos por la paz son pensamientos sin sombra, días de fiesta que vuelan al infinito buscando una lágrima, pero nadie se conmueve.
Cuando aparecen los muertos aparecen los lamentos como moscas. Los zumbidos del miedo nos acorralan, nos mojan. El dolor de otros abruma.
El miedo a la paz no puede ser un encanto eterno.Algún día una mariposa sobre la flor del horizonte nos muestre el brillo hermoso de la paz.

Indiferentes hemos visto morir a miles por la televisión. Ha sido como ver podar el pasto. A pesar del lamento de los grillos, nada pasó.
Pueda que algún corazón palpite con el escándalo de la sangre de la guerra fratricida que llevamos, y pueda que no todos seamos indiferentes.
Alguna voz interior nos dice que al otro lado hay resplandores, mundos en paz. Pero en la orilla de la indiferencia el corazón también late.
Se miran los cementerios, las flores y las viudas, nos estremecemos, nos lamentamos pero nada. La Nada nos tiene bajo su sombra.
En una canción todas las esperanzas. En una marcha por la paz todas las apuestas. En el horizonte, el miedo abre sus alas con hilos finitos.
Todo miedo es impronunciable, muerde, corroe y hasta quema cualquier viento de esperanza. Somos harina de miedo y sal sin esperanzas.

Quiero un amor que me camine por debajo de la piel, que me saque de las cenizas de la indiferencia y me haga suspirar por la paz. Mucho pedir?

Nada de sacar banderas por la paz. Hay que sembrar banderas por la esperanza. El amor no se iza ni proclama, se hace, se vive y se siembra.
Silencio, hay una herida en duelo. Silencio, silencio que hay lágrima presente. Silencio silencio que esta noche es hondo el dolor de patria". 
Marco Antonio Valencia