: #main-column img {position:relative;} -->

25 septiembre 2010

Víctor Julio Suárez Rojas y Álvaro Uribe Veléz: una historia común

Quien no conoce la historia, tiende a repetirla. La venganza existe en el alma de los colombianos. Esta manana escuche en la @lawradio una entrevista con Lucero Suárez, sobrina del #MonoJojoy en la que reveló un hecho en la vida de este criminal ser humano: Jorge Briceno, cuando tenía 14 anos (puedo no recordar bien la edad, pero muy chico), su padre fue asesinado y descuartizado en la época de los chulavitas, dijo esta mujer humilde que no conce a su sobrino porque el ya se había marchado cuando ella nació.

Los chulavitas!! Nada más ni nada menos que los paramilitares del momento, grupos armados irregulares creados por la policía con el respaldo del Partido Conservadores para refrenar la ira e intenso dolor de los seguidores del asesinado Jorge Eliecer Gaitán, y que dejaron muerte, desolación, horfandad, victimas y más victimas en la que due, sin duda la masacre más brutal y sanguinaria con 300 mil personas asesinadas entre 1948/53.

Cuando escuché esto olvidé los otros detalles de la entrevista, (entiendo que esta senora no tiene dinero para reclamar los restos mortales de su sobrino), y no he dejado de pensar en la vengaza como condición humana del colombiano, venganza que se sustenta en la IMPUNIDAD que habita los silencios y los miedos y los duelos no concluidos desde entonces y seguro más atrás. Víctor Julio Suárez Rojas o 'Jorge Briceño' ingresó a la guerrilla para vengar el asesinato de su padre. Y en ello se aplicó. Paso de ser un buen "mensajero", protegido por Manuel Marulanda Velez, conquistó de forma ascedente a sus distintos jefes hasta llegar a ser lo que fue en esta organización: uno de los más sanguinarios colombianos al servicio de las Farc.

Pero entre Víctor Julio Suárez Rojas y Álvaro Uribe Veléz hay una historia común: la venganza contra un "Otro" que les arrebató a su padre. El de Uribe, asesinado por las FARC. Uno, cogió el camino de la guerrilla, guerrilla que surge como resistencia civil, pero armada, para enfrentar el ejército irregular, también armado, pero creado y amparado por el Estado, como en estos tiempos. Los dos utilizaron la capacidad de sus organizaciones FARC - ESTADO para vengar por la vía de las armas, el dolor indescriptible que es el asesinato del padre, del líder, del rey, todo, porque la impunidad se impuso, nunca hubo justicia y sus vidas humanas no fueron reparadas. Dijo Lucero Suárez que lo poco que ella sabe de la historia de su tío, también que sus parientes deben reclamar su cuerpo y darle sepultura. No imagino, después de esta dramática manera de su muerte, vaya a reaccionar su Germán Briceño Suárez, alias Grannobles.

La única manera de terminar con esta espiral de venganza, es terminando con la impunidad, cuando enfrentemos como sociedad, sin dilación y semántica, la verdad, la justicia y la reparación del dolor, del maltrato, de la exclusión del corrar al otro como si fuera menos que menos. Nada.

23 septiembre 2010

El derecho a pensar y opinar libremente

Jorge Briceño, alias ‘El Mono Jojoy’, era un criminal que hizo mucho daño a la sociedad colombiana, de eso no hay duda alguna. Pero, una cosa es "dar de baja" en un combate y otra muy distinta en una operación con 30 aviones, 27 helicópteros y 400 uniformados.  

¿Murió en combate? 

Esta pregunta y reflexión me ha generado amenazas nuevamente hoy. He sido señalada como "miembro de las Farc y su cómplice, todo lo cual me resbala. Como cuando Uribe. 

Hay muchas personas y no solo de izquierda (que además estarían en su derecho), que encuentran válido una sentada para conversar y desactivar la cadena criminal de esta guerra que involucra no solo a los bandos armados en conflicto, sino al negocio mismo de la guerra (armas, alimento, uniformes, medicinas, droga, etc.). 

El punto es que estas personas tienen todo el derecho de pensar y decir y creer que ese es el camino, pero no por eso los considero NI PERMITO que se les consideren como complices de las bandas criminales, ni criminales en sí mismos. 

Defiendo su derecho a pensar y decir lo que creen, así sea quizás "politicamente incorrecto". Considero más bien que quienes les impiden y violan este derecho violadores de los DH, el más fundamental el de pensar y opinar libremente. 

No celebro la muerte de nadie, pero si exalto el duro golpe dado a las FARC. Una cuestion no solo de semantica, sino de visión de la vida.

15 septiembre 2010

En el techo de Trump en Panamá


Ni yo misma daba crédito a mi audacia. Sin dudarlo y desafiando mi pánico a las alturas –y esto iba a ser demasiado alto- y la sensación de vértigo, subí en uno de los ascensores montacargas de la terminada obra negra, hasta el último piso o techo de la vanguardista Torre Trump Ocean Club y, desde allí, divisar Nikon y Canon en mano, el nutrido paisaje geométrico de cemento que contrasta con el vaivén celeste y añil del espléndido océano que cercar la Panamá vieja, colonial y moderna.

Sin darme cuenta, y en un proceso lento pero seguro parando primero en el piso 35 y luego hasta el final, llegué no solo a sus 293 metros por encima de sus 70 pisos, para disfrutar de la espectacular panorámica de 360º grados de la pequeña urbe capitalina de centros comerciales, muelles, embarcaciones, departamentos de lujo, hoteles, casinos y sus desafiantes rascacielos asomados al pacífico.

Desde esta altura es casi un juego de lego identificar los 127 edificios cuyos diseños, entre otros, las Torres Arts, la Torre Vitri, Pearl Tower entre otras, cuyo diseño sobre sale entre todas las demás. También, las cerca de 100 que se construyen (quizás alguna inversión del grupo DMG o #Tom o #Jerry), en este bello país con un importante déficit habitacional para sus 3.2 millones de ciudadanos, y solo el 50% en Ciudad de Panamá. Pero la Trump no es propiamente vivienda de interés social. 

Estar en el techo de este rascacielos próximo a inaugurarse y recorrer parte de sus entrañas, fue un privilegio posible de la mano del ingeniero civil Jenaro Echeverri, gerente de construcción del proyecto, y quien con mucha emoción y orgullo profesional, no ahorró explicación, ilustración y comentario sobre esta mega obra que se inició en mayo de 2008 cuando se colocó la primera piedra.
La Torre Trump Ocean Club es quizás hoy la más alta y más grande la propiedad vertical en América Latina, me comenta Jenaro. “Urbanizadores panameños y colombianos se unieron para que The Trump® Organization participará en la primera mega construcción de hotel y condominios en Panamá”.

Y es que sin duda, el diseño, dimensión y propósito del negocio que representa la Trump, llegó para redefinir el negocio de bienes raíces en Panamá. Primero, porque es el primer proyecto en América Latina en el que el magnate Trump participa. Segundo, porque la inversión inicial de más US$250 millones para la construcción, significó un aumento en oportunidades de empleo, urbanización y turismo.

 














En la distancia y desde cualquier punto de la bahía sobresale este rascacielos en forma de vela. Un lugar ideal para ver esta embarcación de cemento es desde “El Causeway” o calzada de Amador. Creo que es una especie de dique por el propósito que tiene, pues de casi 6 kilómetros une 3 islas y fue construido, al mismo tiempo que el Canal, para detener las corrientes marinas provenientes de la Bahía de Panamá.
 
Aunque desde una vista aérea y cualquier punto del animado malecón turístico de restaurantes, bares y caminos para andar de Amador se puede observar el imponente Velero, desde otro ángulo y distancia, la Trump también nos deja ver como su vela se convierte en alas curvilíneas dispuestas al sexo o la aleta dorsal de un tiburón (!).   

Pero esa aleta dorsal en su cúpula solo fue posible mirarla con los ojos de Jenaro y un lente normal Nikón y acostada en el piso 34 que corresponde al lobby del Hotel. La volumetría, me dice Jenaro, por la forma en que fue concebido el edificio de 79 pisos, fue uno de los retos arquitectónicos más serios del proyecto. Y le creo. Todo me parecía que había sido un reto del tamaño mismo de esta mega obra. 

Y es que está imponente obra civil y de diseño alberga en tres definidas secciones un centro de negocios de 1.400 metros cuadrados, un centro comercial de similares dimensiones, parqueaderos para 1.400 vehículos, 36 ascensores, 10 amplias escaleras de emergencia, un SPA de 929 metros cuadrados, dos piscinas en el piso 13, una de borde infinito, bares descubiertos, 509 apartamentos residenciales y un Hotel que ocupa una de las velas (o las dos?) con 369 habitaciones que incluyen 41 suite del hotel y 126 lofts, todo, de gama alta.
Sobre el nivel del mar la monumental Torre Trump Ocean Club diseñada por los arquitectos Mallol & Mallol y George Moreno (http://www.mallolarquitectos.com/index_templ.html?p=undefined), se consumió 120.000 metros cúbicos de concreto. Cuenta además con un sofisticado sistema de evacuación, tamaños de escaleras, luces de emergencia y otras medidas que sirven para casos de incendios y temblores con las últimas tecnologías en diseño estructural sismo resistente. 


Y como suele ocurrir, la inversión prevista inicialmente de 250 millones de dólares superó los 400 mil millones de dólares, de los cuales 220 se obtuvieron con la emisión de bonos que realizó Newland International Properties Corp. en 2007, según informaciones de prensa. Según un aviso de Internet del pasado 10 de enero, un inversionista estaba vendiendo los 70 mts cuadrados de su oficina en 360.000 dólares (Si alguno de mis lectores está interesado: precosrealty@hotmail.com

Los pensionados cultos y de mayor poder adquisitivo de Europa y Canadá son sus principales compradores. En lo personal, sería incapaz de vivir un solo día en esta mega estructura. Sin duda, lo que si me provocaría luego de ver las entrañas de del mega edificio, es estar el día de su inauguración por amable invitación de la princesita de papá Donald y de NY, Ivanka Trump, quien será la administradora del velero de cemento. El fastuoso espectáculo y derroche de dinero será un hito por esta región del mundo. Estilo Trump.  

Lo que no pregunté y tampoco nadie me contó ni he podido establecer, es si existirá o no allí un hospital, pues la cohabitación entre empleados, residentes, huéspedes, pasantes de negocios y sobre el nivel del mal, perdón, del mar la probabilidad de situaciones de no salud son mayores por más espaciosas, aireados y cómodos que sean los espacios.

“Este es el primer proyecto que el gigante inmobiliario Donald Trump hace en Latinoamérica, y una empresa colombiana planteó todo el esquema: Arias Serna Saravia, el mismo que tiene varios y especiales condominios en Bogotá, apartamentos, centros deportivos, el Hotel santa Clara en Cartagena, etc. 

Para que se hagan una idea

La Trump Ocean Club International es algo muy similar a edificar 2.500 apartamentos de 100 metros cuadrados en un sólo edificio, pero con el Top Ten en calidad de acabados propios del magnate Trump.
Con los 120.000 m3 de concreto que se usaron se podría construir una carretera de 61 kilómetros de longitud por 50 metros de ancho, y se extendiera todo el cableado utilizado resultaría una línea correspondiente a 700 kilómetros.
Desde mayo de 2007 y por casi tres años trabajaron y convivieron diariamente cerca de 2.400 obreros, casi todos, afiliados al Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs). Solamente se presentó un accidente en el que murió un obrero al caer por un ducto desde el piso 13. La mayoría de ellos dedicados netamente a la construcción de la Torre en todos sus aspectos. Una pequeña minoría eran mujeres, dedicadas a la limpieza de los distintos pisos y a cocinar.
 
¿Cómo hacer para que esta vela soporte el viento, mantenga el equilibrio y en sus miles de kilómetros de venas del gigante de cemento se movilice y llegue el agua, la electricidad, las comunicaciones etc.? Seguro que en la ciencia, las matemáticas, las ingenierías están las respuestas. También en Jenaro, quien sonreirá y me dirá... "venga le explico"... y se desatará en generosa ilustración. Aún así, como con los aviones, para mí seguirá siendo magia. Pura y dura.

Los rascacielos de Ciudad de Panamá son dignos de un escenario para las audacias y temerarias acrobacias de Spiderman 7.

Nota. Este texto esperaba desde septiembre de 2010 cuando visité Ciudad de Panamá. Me lo debía y se  lo debía a mis amigos JE y CR. En el Menú a la derecha parte superior ección MIS PÁGINAS, hay una página destinada a ver más fotos desde el techo de la Trump. "Desde las entrañas de la Trump", será el siguiente texto y creo, se podrá apreciar mejor esta mega obra.
Eran las 11:30 am. Regresaba junto con mi colega y amiga Constanza Vieira de tomar café en el Automático de la Plaza Santander. En el pasillo de ingreso del edificio donde quedaba la Agencia de Prensa Novosti -APN- (Cra.7 No. 14 - 40) de la que eramos corresponsales de prensa, escuchamos rafagas de metralleta.Regresamos de inmediato a la calle pero, desde allí y a escasa 3 calles de Plaza de Bolívar no advertímos mayor cosa. Pensamos que podría tratarse de algún episodio de bala (nunca metralleta) a los que ya estábamos acostumbradas en esa esquina y punto del centro histórico bogotano entre comerciantes de esmeraldas.
Volvimos a ingresar al edificio y en la oficina de APN en el piso 7 alguién llamó y nos enteramos que “algo pasaba” en Plaza de Bolívar. No recuerdo si fuí sola o con alguien más de la oficina. LLegué hasta las gradas del Palacio de Justicia por el costado de la carrera 7. Permanecí un momento allí de manera increiblemente imprudente, hasta que me sacó la fuerza pública que llegaba armada y con prisa al lugar. Pasó mucho tiempo antes de que acordonaran la plaza. Permanecí en la calle adyacente a la Catedral y Casa del Florero hasta que llegó, como a la 1:30 de la tarde, el primer tanque cascabel y veo como se encarama y rompe la puerta principal del Palacio. Todo el tiempo que estuve en el lugar, como hasta las 4 de la tarde que conseguí que mi credencial de periodista sirviera, fue un tiempo de silencioso reproche de cómo los imbéciles del M19 se habían tomado el Palacio y no el Congreso. Resistí en condición de “sapa”, pues no tenía asignado (autorizado) el cubrimiento ya que no era algo que le interesara demasiado a la entonces URSS. Dos días antes me había separado y el 7 de noviembre me iría a hacer mi duelo a una playa pero tuve que aplazar mi viaje algunas semanas más, primero por los hechos del palacio y después porque el 13 de noviembre quedamos sumidos en la tragedia de Armero. Las siguientes horas y hasta el final las lloré por televisión. Vivía mis primeros 25 años entre las ilusiones de una paz. Como ahora.

14 septiembre 2010

El derecho de analizar frente a un honorable senador

Luego de la detención ordenada por la H. Corte Suprema de Justicia y llamado a juicio del criminal paramilitar y senador de Cambio Radical, Javier Cáceres Leal en la mañana de hoy 14 de septriembre, encontré una muy interesante y completa nota del periodista Edisón Lucio Torres en su Blog Las Notas de Lucio ( http://lucioysusnotas.blogspot.com/2008/02/seor-fiscal-acuseme-porque-no-me-voy.html) 

Sin la autorización del autor he tomado su texto para presentarlo en mi Blog, también para reivindicar el trabajo que realiza este relevante comunicador. 

SEÑOR FISCAL, ACUSEME PORQUE NO ME VOY A RETRACTAR


El derecho de analizar frente a un honorable senador
Por Edison Lucio Torres*

“(En la opinión) prima la personalidad de cada autor, su estilo propio, su entendimiento y dominio del lenguaje”[1] el cual “suele incluir adjetivos ricos en significado y connotación y juicios de valor.”[2]
 
La decisión del fiscal seccional de Bolívar, Paulo Xavier Romero Julio, de llamarme a juicio por ejercer mi derecho constitucional y legal de opinar y analizar en Vox Populi, me desconcertó, pero la respeto y la acato, aunque no la comparto.

¿Qué delito he cometido para que se me ultraje como a un vulgar delincuente? ¿Por qué me ha tratado el Estado sin misericordia como sí la ha tenido con los victimarios del paramilitarismo, la parapolítica y el narcotráfico, y ha sido cómplice de sus delitos de lesa humanidad? ¿Qué he hecho yo, un humilde periodista que solo está armado todos los días de su palabra hecha verdad, para que el Estado me someta a este suplicio público?

El periodista se debe a su gente, a sus escuchas, a sus televidentes y lectores y no al Estado o a algún grupo privado. El periodista es un notario que solo da fe de lo que está pasando, cómo está pasando, quiénes se benefician o perjudican, y qué consecuencias puede sufrir la gente frente a una acción determinada.

Por esa razón no fue gratuita la reacción solidaria de los cartageneros, cartageneras y bolivarenses frente a ese ultraje antijurídico.

¿Qué dije en Vox Populi para merecerme un llamamiento a juicio?
El 18 de octubre de 2006 hice un análisis -recuerden que hacemos periodismo de análisis- sobre la parapolítica en Bolívar titulado "el cazador cazado" y me referí en particular al senador de Cambio Radical Javier Cáceres Leal. Para hacer ese ensayo verbal de aproximadamente 15 minutos, había ponderado varias pruebas:

1. Un resumen realizado por la Fiscalía General sobre los hallazgos en el computador de "Jorge 40" decomisado a (a.) Don Antonio, donde aparece comprometido el senador Cáceres junto a otros parlamentarios del departamento con los planes criminales de expansión en Bolívar de ese jefe paramilitar, y la disputa territorial con la empresaria Enilce López Romero y Alfonso "El turco" Hilsaca.
2. Un cuadro de los hallazgos de la investigación patrocinada por la Corporación Arco Iris donde aparece Javier Cáceres con una significativa votación en zonas de control paramilitar cuando fue elegido senador por el Movimiento Nacional Conservador. Se menciona, por ejemplo, a municipios como Campo de la Cruz y Soledad, dos territorios de estricto control paramilitar para la época 2002-2006.
3. Testimonios "off the record" de pequeños comerciantes del mercado de Bazurto de Cartagena desplazados por comerciantes mayoristas emergentes que habían denunciado los tentáculos de Jorge 40 en Cartagena, y que lo estaban obligando a votar por Javier Cáceres Leal al Senado.
4. Testimonios "off the record" de usuarios de Bazurto que denunciaban que los últimos asesinatos (2004-2006) cometidos contra personas del mercado se relacionaban con el control paramilitar. Informe de la Defensoría del Pueblo de Bolívar sobre las amenazas hechas por paramilitares a comerciantes de Bazurto.
Al sopesar los hallazgos de las pruebas documentales y testimoniales, hice un análisis comparativo de la pelea pública entre el senador de Cambio Radical Javier Cáceres Leal y Enilce López Romero en el 2005 que se prolongó hasta el 2007, hasta el punto que Cáceres denunció a la Reina del Chance porque según él, ella lo iba a matar.
Me adentré un poco más en el caso, y me di cuenta que esa pelea no era fortuita, puesto que los escenarios coincidían.
Por ejemplo, cierto sector dominante de Bazurto prohibió que se votara por Héctor Alfonso López, el hijo menor de López Romero, y Cáceres le había dicho a varios de sus amigos que si iban a votar por él no lo debían hacer por Héctor Julio Alfonso a la cámara de representantes. Conozco el caso de un amigo concejal de Cáceres, cuyo feudo electoral es Bazurto, que en las elecciones parlamentarias tenía la formula: al senado, Cáceres Leal, y a la cámara, Alfonso López. El senador se cabreo con el concejal porque tenía al hijo de la Gata. Al final votó al senado por Dayra Galvis y mantuvo al joven Alfonso que sacó 102 mil votos.
Pero ese no es el único caso coincidente. También se gestó una disputa entre Enilce López Romero con sus antiguos aliados políticos: los senadores Vicente Blel y William Montes Medina (detenido en la Picota por la parapolítica), y la hoy senadora de Convergencia Ciudadana Dayra Galvis, quien había sido defensora de varios políticos procesados por delitos contra la administración pública, entre otros. Que la Corte Suprema los interrogue por qué se produjo esa guerra intestina, y si hubo muertos o no. 

Doña Enilce López, Alfonso Hilsaca, John David Cure, Vicente Blel, Luis Daniel Vargas, Lidio García, Juan José García Romero, Héctor Alfonso López, Alfonso López Cossio, Fernando Tafur, Libardo Simancas Torres, Nicolás Curi Vergara, Dayra Galvis, Diebe Maloof, William Montes Medina ni el propio Javier Cáceres Leal me habían rectificado en cada análisis que hice en Vox Populi sobre diferentes aspectos de su vida pública relacionadas con diversos hechos. ¿Por qué? Porque siempre he basado mis análisis en hechos concretos y no a la invención de la imaginación. 

El análisis que hice en Vox Populi -en varias emisiones, incluyendo la del 18 de octubre de 2006- quiso desentrañar la penetración del paramilitarismo y la parapolítica en todos los ámbitos de la vida cotidiana en Cartagena y Bolívar, y la estela de muerte que ello ha significado para estas tierras tropicales del Caribe colombiano. ¿Por qué el fiscal no llamó a declarar al hoy director de la Cámara de Comercio, uno de los comerciantes poderosos de Bazurto que apoyó electoralmente a Cáceres? ¿Por qué no llamó a declarar a los representantes de las organizaciones gremiales que predominan en la vida cotidiana de Bazurto que acompañaron a Cáceres? ¿Por qué no llamó a declarar, como testigo, al comandante de la policía metropolitana que me dio una declaración en el 2007 en Vox Populi sobre la presencia paramilitar en Bazurto?

Así lo hice en una ponencia presentada en junio de 2006 ante delegados de la Corte Penal Internacional, la Federación Internacional de Derechos Humanos y las víctimas del paramilitarismo y la guerrilla, titulada La impunidad, el fantasma de la ley de justicia y paz.
En esa oportunidad hablé sobre la Cumbre de Curumaní de 2005, dirigida por "Jorge 40" y Hernán Giraldo, que tiene la misma trascendencia del Pacto de Ralito, cuyo objetivo fue "poner en marcha una operación encubierta de constituir las listas parlamentarias en partidos como el Conservador, la U., Colombia Democrática, y Cambio Radical, en una alianza que les garantizaría pasar desapercibido ante la opinión pública."
Sin embargo, con la filtración de la información al embajador de los Estados Unidos William Wood, y luego a la prensa, se produjo el escándalo de las listas supuestamente infiltradas por los paramilitares.

¿Vocación de mártir?

¿Por qué hago todo esto en una zona del Caribe azotada por todas las formas de violencia? ¿Acaso tengo vocación de mártir? No. Lo hago porque soy periodista y defensor de los derechos humanos. Lo hago porque tengo un imperativo ético cuando escribo o hablo en un medio de comunicación haciendo lo que se: periodismo. Lo hago porque amo a mi gente y porque no me importa ni el fusil de uno o el fusil del otro, porque la bala lo que trae es muerte, y mi periodismo es vida. Lo hago por ti y por mí, por mis hijos y por mi hija, por mi mujer, por mi familia. Lo hago porque amo al prójimo como Jesús de Nazareth nos enseñó. Lo hago por amor eficaz. 

Este es un acto noviolento sin perjudicar a nadie, incluso, a nuestros agresores. Los victimarios, en la medida en que se reconozcan como tales y que desde su propia práctica reconstruyan un camino distinto al andado y paguen sus deudas, pueden contar con el perdón de sus víctimas y de toda la sociedad.

La sociedad, por su parte, no puede aceptar ninguna clase de violencia, ni siquiera para combatir la violencia mayor, porque caeríamos en lo que Arendt llamó la banalización del mal. 

Tirofijo es un abuelo chocho que mantuvo secuestrado al que pudo ser su nieto, y "Jorge 40" es un buen padre de familia que acabó fríamente con la vida de centenares de familias del Caribe, porque supuestamente eran del bando enemigo.

El alcalde de Santa Rosa Bolívar fue elegido porque se ganó el favor de la sociedad local luego de matar a dos guerrilleros y a un paramilitar en dos episodios considerados como legítima defensa y una oportunidad para demostrar su experticia en el manejo de las pistolas.
Ellos no son sicópatas, como tampoco lo es nuestro presidente Uribe ni ningún general de la república amante de la guerra. Ellos luchan, según sus sentimientos y criterios políticos e ideológicos, contra otros males, que califican mayores. 

Ellos, los victimarios (¿Por qué el Presidente no puede ser victimario cuando por órdenes suyas se construyó la seguridad democrática metiendo en la cárcel a miles de hombres y mujeres inocentes y que muchos de ellos fueron asesinados como sucedió con el profesor Alfredo Correa? ¿No puede ser un crimen de Estado cuando tropas asesinan a campesinos inermes y luego los hacen pasar por guerrilleros para cobrar un positivo ante el Presidente que lo exige?), justifican cualquier medio para acabar con ese mal, incluso saciándose sobre el cuerpo y el alma de sus víctimas.

No injurié al senador Cáceres

Señor Fiscal, encarcéleme, si quiere, aun cuando el delito de injuria es excarcelable. No puedo ir contra la justicia. Pero le advierto, si me llama a juicio no solo es una injusticia contra mí sino también contra miles de mis oyentes, que ellos me aman como yo los amo.
Enjuícieme, Señor Fiscal, pero no me puedo retractar de haber dicho la verdad, de haber intentado desentrañar la intríngulis del paramilitarismo y la parapolítica en Bazurto, en Cartagena y Bolívar.
Señor Fiscal, no injurié al senador Javier Cáceres Leal. En mi análisis no hubo una sola palabra que denigrara de la honra del parlamentario que había admirado por haber nacido en las entrañas oscuras de un barrio que todavía sigue atrapado en las aguas servidas del olvido de la Otra Cartagena.
Lo único fuerte -que no injurioso- que dije fue haber titulado el análisis el cazador cazado y todo porque él sentó en el banquillo de los acusados a más de un funcionario presuntamente corrupto, y ahora que estaba en la otra orilla ¿cómo se habría sentido?
¡Escuche bien la emisión del 18 de octubre y de otras emisiones de Vox Populi! Escúchelas detenidamente, y se dará cuenta que no hubo ningún delito en el análisis. A no ser, señor Fiscal, que analizar y opinar sea un delito en nuestro Estado Social de Derecho. 

Pero le advierto otra cosa, la Corte Constitucional sentenció:
“El derecho a la libertad de expresión comprende los pensamientos, las opiniones, las ideas, los conceptos y las creencias de hechos reales o imaginarios,… Se caracteriza por entrañar una labor de especial creación intelectual o artística, cuyo contenido es esencialmente personal del autor.”[3]
Y el derecho de analizar y de opinar incluye el estilo como lo digo, como lo expreso, como lo escribo y como lo argumento. El derecho de utilizar giros lingüísticos para denotar ciertas conductas de los individuos y asociaciones, como el cazador cazado, por ejemplo.
-------------------------------------
*Periodista de Investigación y Docente de Derechos Humanos
[1] GRIJELMO, Alex, « El Estilo del periodista », citado en la intervención de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, folio 54 del segundo cuaderno del expediente. Tutela Sentencia T-1198-04.
[2] Intervención de la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Sergio Arboleda, folio 70 del segundo cuaderno del expediente.
[3] Sentencia T-1198-04

"La vida de los muertos esta en la memoria de los vivos": Cicerón.


Allí están uno al lado del otro, Bernardo Jaramillo, Carlos Pizarro y Luis Carlos Galán. Ocupando tres areas de la Sala de las Ideologías, Arte e Idustria del Museo Nacional. Un nuevo testimonio de cómo hacer la Paz en Colombia, en este país inviable, sigue siendo una utopia. Un recorrido por la historia del M19 a través de uno de sus más relevantes protagonistas de nuestra historia reciente: Carlos Pizarro. 

El "Ya vuelvo" cobró vida en una cuidadosa exposición cuya curaduría se inició en el 2008 a cargo de su hija María José Pizarro y cuya primera exposicón fue inaugurada en Casa Amèrica Catalunya en Barcelona y traida a Bogotá por el Ministerio de Cultura y el Museo Nacional. 

"La vida de los muertos esta en la memoria de los vivos": Cicerón. Y es lo que comenzó a hacer María José, a que la historia de un periódo de la vida de este demencial país, estuviera en la Memoria de los vivos, de los Otros y de ella misma después de ocho años de continuo trabajo.

Un conjunto de íconos que nos traslada a ese pasado reciente a través de recortes de prensa, objetos personales, fotografías, datos y videos en los que hay también algo de nosotros, de cada uno.

Mi vida ha estado marcada por estos y muchos más hechos. Creo que en cada colombiano se podría resumir la historia del país. La violencia y no la paz ha sido su eje. Situaciones, personas, lugares, esquinas, campos... todo podría llevar el nombre de una persona a la que se le arrebató su derecho de vivir, incluso en guerra. "La vida de los muertos esta en la memoria de los vivos": Cicerón.

La gente es asesinada, y aquí no pasa nada

Es dificil ausentarse de la drámatica y critica situación de violación de Derechos Humanos en Colombia. 

Entre el 2001 y el 2009, se han encontrado 501 casos con 1.013 víctimas asesinados por el Estado (los mal llamados Falsos Positivos), que en su mayoría habían sido presentados como resultado de acciones en combate, Y AQUI NO PASA NADA. 
http://www.eldiario.com.co/seccion/POLITICA/un-total-de-708-personas-enfrentan-procesos-por-falsos-positivos-100424.html

Treinta y seis líderes sindicales han sido asesinados en Colombia en lo corrido del año. Y AQUÍ NO PASA NADA. 
http://www.todelar.com/Noticias/asesinados/treinta-y-seis-l%C3%ADderes-sindicales-han-sido-asesinados-en-colombia-en-lo-corrido-

El Gobierno dice que han hallado otros 43 cadáveres en Cementerio de la Macarena y la suma de despojos humanos llegan a más de 5000. Y AQUÍ NO PASA NADA. 
http://www.eltiempo.com/colombia/justicia/gobierno-confirma-hallazgo-de-otros-43-cadaveres-en-cementerio-de-la-macarena_7906215-1

La Procuraduría pide llamar a juicio al general Maza Márquez por el asesinato de Luis Carlos Galán porque el ex director del DAS contribuyó en su crimen (8 de agosto de 1989 en Soacha, Cundinamarca),Y AQUI NO PASA NADA. 
http://www.eltiempo.com/colombia/justicia/piden-acusar-al-general-r-maza-marquez-por-crimen-de-galan_7905551-1

A mi si me pasa. Me pasa que aún no peirdo mi capacidad de asombro. Me pasa que me da horror el horror. Me pasa que pierdo el sueño. Me pasa que la esperanza de que esto cambiará, también murió con cada niño, mujer y hombre asesinado vilmente como si fuera un deporte. Me pasa que no puedo callar. Me pasa la rabia y el dolor por el otro, el conocido y desconocido que sufre.

La imagen la tome el 11 de junio de 2010 en la Cra. 7 con Avda.Jmz cuando me topé a la muerte gritando por tanto dolor.