: #main-column img {position:relative;} -->

30 agosto 2013

Tengo miedo, sí, pero a mi no me despojan de mi dignidad: labriego Fernando Muñoz

No son décadas de abandono, sino generaciones. Desde la revuelta del 9 de abril de 1948 a hoy, la población más humilde y vulnerable del país, los campesinos, siguen siendo ninguneados por todos los gobiernos de turno. La violencia, la intimidación y el despojo no cesa contra esta población en Colombia. El Tratado de Libre Comercio con EEUU es su nueva amenaza. 

Fernando Muñoz, labriego de Pie de Cuesta. Foto by @Bunkerglo
Parecía que viniera de la guerra, con una gran pena y dolor a cuestas, quizás de la que se estaba librando en Plaza de Bolívar en la tarde del 29 de agosto. 

No es como los ancianos desvencijados que veo a diario pidiendo limosna en la calle que va al palacio presidencial de Bogotá. Tampoco de los que aguardan con paciencia a que los restauranteros de la zona, después de las 3 de la tarde, les brinden en un tazón de icopor lo que han dejado en los platos los comensales del medio día. 

También pensé, ¡que vaina!, no traigo dinero, solo el carnet de prensa y la cámara. No podré ayudarlo.

Cada paso que daba por entre el verde militar que delimitaba las fronteras de esa vía era como si arrastrara el mundo. Sobresalía por entre el verde policía, que estaban apostados, altivos, como en pie de lucha, y el verde camuflado y guardia presidencial de cientos de imberbes de la infanteria y soldaditos sin plomo, porque solo estaban armados de pequeños radios y cigarrillos. También del verde mustio de árboles y jardines que se destacan por la avenida y el Archivo Nacional.  

La calle nos reunió. Sin vacilación, este hombre tostado por el sol, escuálido, vivo y cuya “geografía en su rostro no es más que Colombia camino a la Plaza de Bolívar” como comentó mi amigo Carlos Gómez, camina en dirección hacia mí y con una mirada chispeante me dice:   

-   Perdón, señorita, ¿sabe cómo hago para llegar a Modelia?

Una sonrisa ruidosa de extrañeza irrumpe en mi cara anticipando la respuesta: ¡Oh, no! hombre, usted está muy lejos de ese lugar, le dije. Y sin dejar mirarnos a los ojos comenta:

-   ¡Qué bueno encontrar una sonrisa en esta ciudad!

En ese momento el mundo se detuvo y yo con él. Llegar o no a donde el buen Simoncito en su Plaza y más, ya no era importante. No tenía prisa de ir a ningún lugar. Pensé, debe ser uno de los campesinos que vino a la marcha y en la dispersión de piedras, gases y humos, se perdió y ahora deambula sin rumbo.

Nos saludamos estrechando nuestras manos y nos presentamos.

Soy Fernando Muñoz, de Pie de Cuesta*. Me dice con energía como reafirmando quién es.

Su mano gruesa, pesada, con callosidades de azadón y tierra entre las uñas se encontró con la mía. De su hombro izquierdo colgaba una mochila casi deshecha y vacía, y en su espalda un morral.

No deja me mirarme y sonreír mientras escuchaba con atención cada palabra de mis indicaciones, cada gesto, cada movimiento de mis brazos y manos diciendo cruce por allá, suba más allá… ¿Ve ese letrero? Por ahí no es, vaya más allá… Llega a tal esquina… Hasta que me interrumpe: 

-    “Sabe que Gloria, en cada momento de mi vida compruebo la existencia de Dios. ¡Usted es realmente la gloria!”.  Y se despachó en verso.


Pero, ¿quién es este hombre humilde que me cita al científico y sabio Francisco José de Caldas y me tiene atrapada en esta conmoción de emociones?

Así que sin más le solté una tras otra mis preguntas. ¿Don Fernando, que hace Ud. por aquí? ¿De dónde es? ¿Vino a la manifestación? 

- ¿De qué me habla, cuál manifestación?  No le puedo creer, ¿en serio no sabe? Pues Don Fernando, de la gran marcha de protesta que había hasta hace un momento en la Plaza de Bolívar. 

- Oh, no. Ni siquiera sé dónde está esa Plaza. Le conté que estábamos muy cerca, que era muy grande, que le pueden caber como 50 mil personas  y que allá era la concentración de las marchas. Que estaba a borde de estudiantes, de educadores, de campesinos… Gente de todos los sectores salieron a apoyar el paro agrícola o mejor, el paro campesino que llevaba más de una semana.
  
- Fíjese que no sabía que había sucedido tamaña proeza. Pero no. Yo salgo de allá, de ese edificio, ¿Lo ve? A tiempo que me señalaba con su mano, a lo lejos, las oficinas gubernamentales de la presidencia sobre la avenida José Asunción Silva y la carrera sexta.  Y, vocalizando marcadamente cada letra y palabra, prosigue: v e n g o  d e  l a  o f i c i n a  d e  a t e n c i ó n  a  d e s p l a z a d o s  d e  l a  p r e s i d e n c i a.

¿Cómo así? ¿Por qué? Y escuché su historia.  Fernando Muñoz, labriego de Pie de Cuesta, había llegado a Bogotá con su mujer y sus hijos el día anterior. Tengo miedo, si, pero a mi no me despojan de mi dignidad  aunque esté, como dicen, con una mano adelante y al otra atrás, señorita”. 

Su marcha, su lucha, sus demandas no eran distintas a las que se agitaban en las últimas semanas desde los campos, en las vías maltrechas nacionales. Solo que su situación era ser víctima del despojo. De la intimidación De las armas. 

   
Fernando y su familia son víctimas del poder del miedo, del desplazamiento forzado.

Forma parte de los miles de campesinos a los que la Colombia urbana nunca escuchó mientras eran masacrados, aterrorizados y perseguidos para que dejaran sus pertenencias, sus tierras, su arado. También, forma parte de los otros millones de campesinos a los que el mundo urbano tampoco escuchó cuando, desde el año 2005, comenzaron a alertar a la sociedad sobre lo que los Tratados de Libre Comercio sin límite iban a conseguir: desaparecer el campo y a ellos. Un cometido que el parmilitarismo y la guerrilla de las Farc no habían logrado en las dos últimas décadas.  

La impotencia me sacudía otra vez. Mientras nos fundimos en un abrazo de despedida y nos expresamos buenos deseos, mis lágrimas se secaron. Con su enorme sonrisa Fernando insistía en que le recibiera una mandarina que llevaba en su mochila. La única que, seguramente le ayudaría en la caminata que tendría para llegar hasta donde estaban su mujer y sus hijos en esta inhóspita ciudad de cemento.

Nunca sabré si llegó a Modelia pero yo no regresé igual a mi casa.

*Pie de Cuesta.

 

18 agosto 2013

A la internacionalista Laura Gil la querían en Mañanas Blu, pero muda

Laura Gil trabajaba en un "medio hostil, con un compañero que la maltrataba y un director que lo permitía". Así lo expresaron distintas personas que consulté, algunas del mismo medio radial y otras más que no forman parte de ninguna red social en la web, pero que escuchan habitualmente el programa Mañanas Blu de BluRadio.

Laura Gil, emisión Programa Hashtag Internacional Canal Capital 2012.
En general, a todos les sorprendió cómo la analista permitió, 'durante tanto tiempo', el maltrato del director Néstor Morales y la innegable antipatía hacia ella del comentarista Felipe Zuleta.

Laura Gil no recibía un trato correcto en Bluradio desde hace tiempo. Hay machismo. Pierde la libertad de prensa con su salida.

Una muestra del maltrato de las mujeres en los medios: La renuncia de Laura Gil a ‘Blu Radio’ La analista dio... http://fb.me/152iKgR1d 

@BluRadioCo cree que la violencia verbal de género es un chiste? Las cintas de Zuleta son prueba reina del atropello

Sobre @Lauraggils: no olvidemos q la censura existe en los grandes medios. Si, esos mismos a los q se les llena la jeta hablando de libertad

El maltrato hasta la aburrición y acallar su voz fue el disimulo con el que arroparon, veladamente, la censura que ejerció el medio contra la analista independiente. La censura se disfrazó de descalificación. No dejarla hablar parecía la consigna. Bluradio la quería en el programa, pero muda. Como dijo el periodista Jorge Espinosa en un trino: ‏"@EspinosaRadio 16 ago  ¿"Néstor déjame hablar" es el nuevo "Julito no me cuelgues"? (Escuche audio programa Mañana Blu ¿Con decretos del Gobierno se podría recuperar el mar perdido con Nicaragua? Agosto 15 de 2013). 

La censura consiste en vetar o prohibir que algo que se va a mencionar en un medio de comunicación se publique o salga al aire”, pero  bien sabemos reconocer los periodistas, que la censura se esconde en miles de caras y formas.

Es invisible, inadvertida y nunca es denunciada. Usualmente los periodistas somos conminados (en privado) a desventajosos “buenos acuerdos”, so pena de hacer correr la especie en el medio y “cerrarse” todas las posibles puertas de trabajo. Impunidad.

Por esto el periodista Néstor Morales nunca iba a “echar” o sacar del programa a la incómoda Laura. La estrategia era más sutil: aburrirla, no dejarla hablar, fastidiarla. Y entre Morales y Zuleta, lo consiguieron. Lo que además pareció ser, una premeditada acción del director de Bluradio en defensa de su propia imagen.

En la mañana del 16 de agosto, un día después de que Gil presentara su renuncia ante la administración de la emisora, según reveló en un confidencial la Revista SemanaMorales la llama para pedirle que, considerara, lo pudiera acompañar “unos días más mientras llenaba el hueco”. Sin embargo, el diálogo que sostenía con Gil, lo interrumpe Morales por un momento porque estaba al aire en plena emisión. Pero, pocos minutos después, (no había colgado la llamada telefónica), retoma la comunicación y, sin advertirle a la analista, la "echa" al aire para decirle: “tiene algo que decir o si usted en Bluradio se ha sentido censurada”. (Escuchar audio programa Mañanas Blu Agosto 16 de 2013). 

Si @Lauraggils había renunciado desde el jueves, Nestor Morales por qué le hizo esa encerrona? http://www.semana.com/confidenciales-semanacom/articulo/la-renuncia-laura-gil-blu-radio/354356-3 

Me pregunto, ¿si no hubiera escrito mi tweet sobre censura, no hubieran emboscado al aire en Blu a @lauraggils?

Sí. Eso se llama emboscada. Y si la periodista Claudia Morales no trina la alerta sobre lo sucedido, el suceso también hubiera pasado de "agache". Lo que hubo fue mala fe. Y más maltrato. Néstor Morales llamó a Laura Gil para usarla y tratar de minimizar la avalancha de críticas y cuestionamientos contra la emisora, contra él y contra Zuleta que se movía viralmente por las redes sociales, especialmente por tuiter. La respuesta de la analista fue clara:

“No me censuraron, pero Felipe Zuleta fue agresivo conmigo”: Laura Gil | @scoopit http://sco.lt/6zT9c1 

@GuarnizoPrensa: “No me censuraron", dice @Lauraggils @BluradioCo pero no la dejaron hablar que es lo mismo. http://tinyurl.com/o5q2wmp 

Así lo señaló en la comunidad de tuiter el jurista, defensor de derechos humanos y bloguero Mario Madrid-Malo:  

@Bunkerglo La censura es multiforme. La censura tiene mil caras.

@Bunkerglo Una forma de censura es la agresión verbal que intimida

@Bunkerglo @Lauraggils @BluradioCo La censura no siempre se atreve a presentarse como tal.

Los oyentes escucharon el bochornoso episodio con asombro, y lejos de callarse, incrementaron sus expresiones de solidaridad con la internacionalista y más críticas contra Morales y Zuleta.

Creo que el señor Néstor Morales sintió pasos de animal grande en las redes. Quiso pasar de transparente. Y la cagó. #Fail @Bunkerglo 
Yo digo lo que @Lauraggils no puede: @Fzuletalleras entiende el periodismo como chisme y agresividad @Bunkerglo @BluradioCo 

@Bunkerglo qué tal ese cuento pendejo de Néstor... Claro que hay censura y peor aún maltrato.

Es que con esos egos... A @Lauraggils desde hacía días no la dejaban hablar @Fzuletalleras @BluradioCo @Oyerista @Bunkerglo

Impresionante la forma como @Fzuletalleras le responde a Laura Gil. Y cómo @modestormorales se enfoca sólo en la censura y no en el maltrato.

Qué verguenza @BluRadio_Co. Todo nuestro apoyo a Laura Gil. Laura dinos donde ye podremos oir de ahora en adelante. Te seguiremos!

"En la mayoría de mis intervenciones he pedido que me dejen hablar" Ese es el modelo Nestor Morales. http://www.bluradio.com/39372/no-me-

Y que hacemos con el "bullying" radial que se presento contra @lauragil en @bluradio. Que "profesionalismo" cuando les llevan la contraria.

@Bunkerglo @Lauraggils @BluradioCo Mal, mal muy mal por parte de ellos. #Censura

El Director de @BluradioCo dijo que no había censura, pero no dejó que Laura Gil se despidiera de sus oyentes. ¡Qué ejemplo!

Los medios de información, de manera permanente y reiterada, expresan ser abanderados de la pluralidad y la libertad de expresión. Todo lo cual parece ser menos cierto con lo que le sucedió a Laura Gil, cuya labor de análisis independiente aporta en el esclarecimiento y comprensión de asuntos que comprometen la vida pública del país en el ámbito internacional.

Lamento mucho lo que sucedió en @bluradioco. No era mi deseo despedirme así.

Me despido de ustedes en la mañana con el corazón arrugado por haber tenido que decir al aire algo que se debería haber manejado en privado.

Escribió la analista en su cuenta de tuiter, porque en la emisora no la dejaron despedirse de su audiencia. 

Pero, ¿Qué era lo que quería manejar en privado?  Lo que venía expresándole al director meses atrás. Su creciente molestia por el maltrato de Felipe Zuleta. Por lo demás, dice Gil, estaba a gusto en la emisora.

Una vez más se comprueba, en el ámbito laboral, qué tan eficaz es la "estrategia de aburrir" para salir de los periodistas incómodos.  Sabían que por la vía de convocar o sugerir a la analista una autocensura, no obtendrían nada. 

@Bunkerglo @BluradioCo @Lauraggils Me parece que si hay alguien que debate con altura y el mas alto nivel de decencia es Laura Gil.

A mí me gusta @Lauraggils y sí me parecen valiosos sus aportes. Lástima que algunos usen el poder para tratar de aplastar sus argumentos.

Yo sí quiero que @Lauraggils me explique cosas. Acá estoy, Laura.

Como dicen estos periodistas, también valoro los aportes de la analista. A diferencia de Felipe Zuleta, yo sí puedo pensar que Laura Gil* sabe más que los expertos de “Nueva York, de Londres, europeos y los colombianos”, en el caso del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya. (Escuche el audio) Zuleta olvida que Gil es experta en relaciones internacionales y en derechos humanos.

@Lauraggils sobraba en @BluRadioCo tanto sabiondo experto @FZuletalleras @NestorJMorales no la dejaban hablar http://owl.li/nZsiC 

Única preparada (estudio y experiencia) para hablar es @Lauraggils escuchen @BluRadioCo y juzguen por qué la sacaron http://owl.li/nZrRw 

Juan Carlos Pastrana ‏@jcpastrana16 ago

@BluradioCo le debe una disculpa a su audiencia

Sí. BluRadio y su director le deben una disculpa a Laura y a la audiencia. Y no por el episodio del 16 y 17 de agosto, sino porque fue una práctica sistemática de fácil comprobación. Los mismos oyentes lo venían señalando y advirtiendo meses atrás. 

Santiago Pardo @SantiagoPardoR 13/08/13  
@BluradioCo Cuando @Fzuletalleras no está de acuerdo con @Lauraggils le dice que no grite o dice que está desvariando; machismo puro y duro.

Jaime Arocha  @jarochar  4/07/13  
Me solidarizo con @Lauraggils por la discriminación de género de la cual es objeto en @BluradioCo

Conocí a Laura Gil a través de tuiter. Comencé a seguirla porque fue una de las primeras analistas internacionales colombianas que se vincularon a esta comunidad. Aprendí a escuchar su destemplada voz y acento rioplatense en Hora20 de Caracol Radio, y a leerla sin falta en El Tiempo a dónde es columnista desde 1997. Sin dudarlo la alenté en el reto de dirigir el único programa de análisis internacional en la televisión en Colombia: Hashtag Internacional, que trasmite todos los jueves Canal Capital. “Una ventana al mundo” como tituló El Espectador una entrevista con la analista. 

@HaroldYRomero @Bunkerglo @BluradioCo @Lauraggils #HeDicho #Censura. Lo que mas duele es el silencio de los otros medios @ClaMoralesM

@Lauraggils @geryances mi admiración, mis respetos y mi solidaridad. Grande Laura! El camino es largo...

Ve, un saludo a doña @Lauraggils que sale de la @BluradioCo abrumada de democracia y de libertad de expresión.

La Luciérnaga fue el único programa (no medio) que rechazó la censura en los medios colombianos. "¿A usted no le da pena, no le da vergüenza aplicarle censura a un colega?” Le preguntó Hernán Peláez al humorista que imita a Néstor Morales. (Escuche el Audio)

Rechazo de @LaLuciernaga a la censura en los medios colombianos http://bit.ly/19yMvPv 


Pero, ¿qué le querían censurar a Laura Gil? ¿A quién incomodaba sus puntos de vista y documentada opinión?

           Para Ministra Holguín, @Lauraggils ha sido siempre una piedra en su zapato.                        Presiones de hace tiempo, especialmente #LaHaya San Andrés.
----------------
*Laura Gil. Politóloga e internacionalista.  Columnista del diario El Tiempo.  Especialista en el campo de las organizaciones internacionales.  Miembro del cuerpo docente del Lester Pearson Peacekeeping Center de Canadá.  Profesora de la Academia Diplomática San Carlos y ex - profesora e investigadora de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.  Consultora de organismos internacionales, organizaciones no-gubernamentales y centros de investigación. Observadora de derechos humanos de la ONU/OEA en Haití y directora de la unidad de análisis de la Comisión Nacional para la Verdad y la Justicia de este país.  Estudió en St. John’s College y The Fletcher School of Law and Diplomacy. Tomado de La Silla Vacía.