: #main-column img {position:relative;} -->

19 abril 2017

Uribe y Pastrana volvieron a mentir y los medios también


La primicia de LA FM lanzada a las redes sociales a la media noche del viernes 14 de abril es una pieza informativa que muestra qué no es y no debe hacer el periodismo.

El precepto de que “la sociedad tiene derecho a saber la verdad completa, comprobable, en forma oportuna, sin intereses ni prejuicios personales”, poco importó para el que informó de primeras, como para los que vinieron después.

A ningún medio ni periodista, durante tres días consecutivos, le pareció importante responder al abc del periodismo: qué, quien, cómo, cuando, dónde, por qué y para qué.

La "noticia" que amplificó este medio radial a partir de otro trino sin verificación, fue recogida, multiplicada, comentada y aumentada casi que por la totalidad de medios en Colombia y algunos internacionales (en español) durante el fin de semana.
En la madrugada del lunes 17 de abril el periodismo radial colombiano se ocupaba del "suceso" (ya tenían de qué especular después de Semana Santa), y de la "Carta" que el Senador Álvaro Uribe Vélez reveló, había enviado el día anterior al Congreso de los EE.UU.  

Las conjeturas, especulaciones, inferencias y opiniones se impusieron ante la ausencia de información y trabajo periodístico para obtenerla. Todos se "empelicularon"!! 

Por ejemplo. La corresponsal en Washington de WRadio, María Molina, se aventuró a confirmar quién coordinó "la tal" reunión de los ex Presidentes con Donald Trump.


En una de sus rocambolescas #EspeculacionesW María Isabel Rueda por su parte concluyó que, "en el estilo Trump, la credibilidad del presidente Juan Manuel Santos queda en entredicho, el simbolismo es violento, que Trump se haya reunido antes que el Presidente de Colombia con la oposición"(!!).  

Otro del CD, el senador Carlos Felipe Mejía también confirmó que en la reunión estuvo Uribe, pero dijo desconocer los detalles de los temas tratados.

Todos comentaban, analizaban y buscaban reacciones entre los congresistas y otros sobre la agenda noticiosa impuesta por Pastrana y Uribe a los medios y que todos daban por cierta. 

Muy pocos hicieron la tarea: periodismo.

La Silla Vacía pasó la noche de domingo a lunes pasando por su detector de mentiras la Carta de Uribe para encontrar que, "de las 27 afirmaciones sólo tres eran ciertas”.

En las redes sociales cómo Twitter, la diversión, hilaridad y debate crecían alrededor de "la tal" reunión que nunca existió.







Ningún periodista ni medio hicieron lo suficiente por la noticia ni por la sociedad. Nadie pudo contarle a los usuarios (en Internet) y consumidores (en el mundo análogo) de noticias las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que sucedió "la tal" reunión.

¿Por qué no había registro fotográfico ni de video del encuentro? 
¿Existía un comunicado oficial de la Casa Blanca o de la “Winter White House”? 
¿Por qué no se contactó a un periodista del equipo de prensa de Trump? 
¿Por qué no revisaron el TL de las cuentas oficiales en redes de la Casa Blanca? 
¿Por qué siendo Uribe tan activo en Twitter no levantó sospecha que no dijera ni mu? 
¿Por qué los dos se negaron a dar declaraciones

Todos olvidaron al parecer en el fin de semana la noción básica del periodismo como nos la recuerda el profesor y también periodista Miguel Angel Bastenier.
Después de 8 años de presidente y cinco de ex presidente activo y vivo en y por los medios, se podría decir que el país conoce a Uribe y cada vez más a Andrés Pastrana. Era previsible la mendacidad.

Era insólito que ni medios ni periodistas sospecharan ni les generara duda alguna que estos aliados no dieran declaraciones con bombos y platillos y ninguno filtrara la foto del momento o intimidades de la reunión.

Pero el ¡wake up! llegó después y por cuenta de la cadena televisiva CNN, entre otras cosas, vetada por Trump.

El 17 de abril a las 15:34 ET (19:34 GMT) CNN titulaba en su Web: “No hubo encuentro formal entre Uribe, Pastrana y Trump: esto fue lo que realmente pasó”.

Durante esos mismos casi tres días la prensa estadounidense hizo el trabajo periodístico que no hicieron los medios colombianos: la tal reunión nunca existió.

La noticia no falsa de CNN se convirtió en Twitter en el hazmerreír con el último café del día.

¿Pos qué pasó?

Que “Uribe y Pastrana nos volvieron a mentir”, como titula un hilarante post el medio digital Con la Oreja RojaY agrego yo: “y los medios también”.

Decir que Uribe es mentiroso es una de esas verdades de a puño. Al reconocido por sus usuales “cortinas de humo” y ser maestro de la mentira se le unió el rápido aprendiz Andrés Pastrana.

¡Qué pronto se olvidó el poder viral de las redes sociales que descubrieron estos personajes y que usan para poner verraca a la gente según confesaron.  

Pero yo no voy a mentirles.

¿Cómo hace un medio una noticia falsa?

Es relativamente fácil. Aunque pocas veces ocurre que los periodistas sean engañados y usados por sus fuentes, no es menos cierto que también lo permitan.

La verdad es que medios y periodistas cada día, y de manera notoria, en los medios análogos (tradicionales) como en los medios en la Web, hacen menos periodismo. 

La noticia de la reunión resultó ser falsa porque en apariencia era creíble y posible

Así lo creyeron o no lo vieron los periodistas de turno en la madrugada del viernes a sábado del 14 de abril, responsables de la cobertura del fin de semana.

La evidente y calculada invención de estos aliados los nubló. Olvidaron el ambiente de pugnacidad política (contexto) y la archiconocida política del miedo que profesa Uribe. 

También nadie (¡alerta!) creyó que un expresidente fuera a mentir en materia grave en un trino fácilmente verificable, y burlarse en las barbas (la misma casa) del "tío Sam".


Y aquí hago un paréntesis para recordar qué es una mentira.

Según la RAE mentir es: “Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa. Inducir a error. Fingir, aparentar. Falsificar algo”.

La fuente primaria de LA FM fue el trino de Pastrana quién, a las 20:26 del viernes de Semana Santa, le agradecía al estadounidense Trump “por la cordial y muy franca conversación sobre problemas y perspectivas de Colombia y la región”.

Después, a las 23:17 (3 horas y 9 minutos) LA FM anunciaba en primicia que “fuentes de muy alto nivel [Pastrana] confirmaron que el encuentro Trump-Uribe-Pastrana se había producido en la tarde del viernes Santo en el Estado de La Florida en Mar-a-Lago”.

La noticia que resultó ser falsa (bulo) fue creada por el mismísimo ex Presidente Pastrana a través de su mentiroso trino y la comedida ayuda para su propagación de LA FM.

Los periodistas tienen la obligación de ser fieles y exactos al contar un hecho. Consultar todas las fuentes posibles, contrastar lo dicho por estas, verificar la información y datos, pero sobre todo, blindar la información contra las inexactitudes, omisiones y falsedades.

Una fuente de información “es la persona o grupo de personas que le proporcionan a un periodista las informaciones de base o los apuntes para una noticia”.

¿Cuáles eran las fuentes de esta noticia?

Solo y únicamente el trino de Pastrana y el mismo Pastrana convertido en "fuentes de muy alto nivel". 

Desde la perspectiva no periodística e intereses del medio el trino se convirtió en noticia.

Medios y periodistas olvidaron que "una noticia es mucho más veraz y por tanto tiene más calidad, cuanto mayor sea la cantidad de fuentes consultadas) y su calidad dependerá de la mayor credibilidad que ofrezca la fuente utilizada y el pluralismo de las mismas (que sean complementarias) y sobre un mismo hecho ofrezcan interpretaciones distintas de las fuentes informativas utilizadas”. 

¿Cuál posverdad? 

Pero, pese a la noticia cierta de CNN, algunos periodistas en Colombia aún consideran y dicen que Pastrana no miente. Que la reunión Trump - Uribe - Pastrana solo fue un “cañazo”; que "el encuentro fue planeado" y que su existencia "quedó en duda"

¡No más mentiras! Un saludo casual y no planificado en la agenda oficial del presidente norteamericano no es una conversación y menos una reunión, como lo señala en la misma noticia de CNN. 

En lo que se ha definido como la era de la pos verdad lo que hacen las noticias falsas es apelar a la emocionalidad de la gente, no a su capacidad de reflexión. Por eso no importa si lo que se dice está o no comprobado. 

¿Qué mecanismos nuevos han incorporado los medios y  periodistas para blindar la información para contrarestar que sean ellos mismos los creadores de noticias falsas?

¿Qué hacen los periodistas en el mar de datos e información para sopesar y corroborar la veracidad de los hechos para volverlos noticias?

¿Tendrían los medios la responsabilidad de informar y formar en las plataformas digitales y redes sociales acerca de los algoritmos ocultos que hacen que veamos algunas informaciones de primeras y no otras en Facebook, Twitter y otras redes sociales?

Como dijo el presidente Barack Obama ,“si no somos serios sobre los hechos, y sobre lo que es verdad y lo que no lo es, si no podemos diferenciar entre los argumentos serios y la propaganda, entonces, tendremos problemas”.

Aunque hoy las personas leen más, así sean frases de 140 caracteres, lo que pone en evidencia el ámbito digital es que esto no significa que entiendan más y no porque caigan en noticias falsas. Hay quienes opinan que "a la gente no le importa si lo que lee es verdad".

“El periodismo serio tiene que ser más crítico con lo que circula en las redes. No se puede caer en la tiranía del tráfico. Tenemos que trabajar para que nos crean, para que nos respeten”, dice Nora Sanín, directora de la Asociación Colombiana de Editores de Medios Informativos, ANDIARIOS.

¿Por qué el periodismo colombiano se rehusó a mostrarnos este hecho en toda su dimensión?

"En la era de pos verdad el reto del periodismo es el mismo de siempre: seguir haciendo periodismo: buscar la información, elegir lo que interesa a la gente, indagar, verificar y procesar la noticia”, como lo recordó William Giraldo presidente del Círculo de Periodistas de Bogotá CPB el pasado 9 de febrero Día Nacional del Periodista. 

18 abril 2017

Pos verdad que la tal reunión no existió









De izquierda a derecha: Donald, Alvaro "Pinocho" Uribe y Andrés Pastrana #MientoComoUribeYPastrana #UribeYPastranaTRUMPosos #ULTIMAHORA #CNN pic.twitter.com/7tqEwPFP6W— Andrés Clavijo R. (@andrescla) 18 de abril de 2017



















11 abril 2017

Uno de ustedes me traicionará hoy

Parábola de Cristo*


Judas apaga la radio y baja de su Cadillac
Para besar a Jesús en la mejilla.
En medio de las coristas que le piden al Señor
Astillas de su guitarra, Judas truena sus dedos
Y deja al pasar un aire de lavanda.
3 decenas de guardias de Wall Street
Bajan de un camión 30 sacos de dólares
Con una bandera de Oriente.
El auto de Judas parte en dos el mar de la noche
Y la tierra prometida.
2 centuriones vestidos con gabardina y borsalino
Le imponen un par de esposas al Mesías
Y lo trasladan a Washington.
El Capitolio brilla acribillado de estrellas
Como un pastel de aniversario.
Los visitantes del Pentágono
Tienen las narices blancas de polvo de los Andes
Y las manos rojas de Lady Macbeth.
Cae el precio del maná en la Bolsa de Valores
Pero graznan cuervos en el azul de Palestina.

Juan Manuel Roca

Parábola de Cristo es una de las "XII Parábolas Apócrifas que dialogan con la historia sacra y la resignifican", del escritor Juan Manuel Roca.


Meme que circuló por redes en Colombia durante
la Semana Santa Católica de 2017.



06 abril 2017

Bolívar, el excombatiente periodista

El Presidente Juan Manuel Santos después de hablar ante más de 400 guerrilleros en la ZVTN La Carmelita - Febrero 20 de 2017

Manuel Bolívar, atado al periodismo y a la revolución sin armas 

Dejó su familia, amigos y sus estudios de sociología y comunicación y periodismo a medio camino, para unirse al movimiento insurgente Farc-EP a los 21 años de edad sin saber qué le esperaba y “cansado de tanta miseria, explotación y represión”.

Conoce el país de la guerra, de norte a sur y de oriente a occidente, al que describe hermoso, con una riqueza increíble no solo por su naturaleza y biodiversidad, sino por sus pueblos y culturas.

Las Farc están llenas de Colombia, dice Manuel Bolívar, quién cree profundamente que la reconciliación es posible mediante la construcción de confianza, solo hay que tender puentes que acerquen y reúnan a la sociedad en un propósito común.  

Adoptó el nombre de guerra de Manuel Bolívar después de huir de Bogotá por la persecución y amenazas que recibió contra su vida cuando realizaba su actividad política sin armas. Dice que adoptará este mismo nombre legalmente cuando se reincorporé a la vida civil.

Antes de unirse a la guerrilla escribió, hizo radio y producción audiovisual. Bases que le permitieron dirigir, desde las trincheras de la guerra, “La Voz de la Resistencia”, programa radial, ideológico e informativo, y un “sal si puedes”pues muchas veces tuvieron que salir a la carrera del lugar. 


Tiene 38 años. Desborda confianza, alegría, ilusión, distinto del optimismo. Su tarea en la guerrilla, como pasó con la de algunos otros combatientes, cambió con la evolución y desarrollo que se vivía en la Mesa de Conversaciones.

En febrero de 2016, y de manera anticipada, dejó su AK-47 de asalto ruso por un MacBook liviano y un Smart Phone de última generación y, con sus nuevas herramientas, comenzó a dirigir el ambicioso proyecto de NC Noticias.

Con Amira, el amor en cuatro patas
Hoy sus pertrechos son otros: micrófonos, conectores, lápices de memoria, terabyte (TB), extensiones eléctricas, celulares, agenda, libretas, el portátil y una bufanda que lleva en el morral con no más de 8 kilos de peso, para dirigir la operación periodística nacional. 

Atrás quedó el fardel militar que cargó por las selvas durante más de quince años tan solo con lo que tenía que llevar: tres mudas, la cama, la economía –implementos para la comida- y el armamento, pero eso sí, usando el límite máximo de 25 kilos para dar cabida a los libros.

Muy pocos objetos sentimentales lo acompañaron para ser feliz, me dice. Su arraigo estaba unido a las noches despejadas y silenciosas arropado con las estrellas, leyendo política, literatura y poesía.

Poesía y política

En su última marcha hacia la ZVTN La Carmelita, Putumayo
“Bolívar: pensamiento precursor del antiimperialismo” del historiador cubano Francisco Pividal y “Las flores del mal” de  Charles Baudelaire, poesía que amó siempre desde su juventud, fueron los libros que llevó casi siempre y que lo ayudaron a transformarse en lo que es: "un hombre comprometido con la lucha del pueblo colombiano”. 

El camuflado y la boina vinotinto bordada con la bandera de Colombia de fondo, dos fusiles cruzados y un libro abierto, forman parte de su pasado en la guerra. 

Hoy va de jeans, chaqueta de algodón, zapatos de cuero, bufanda y una cachucha azul calada con el distintivo NC Noticias, que en Bogotá alterna con gorros de lana.
El regreso a Bogotá - Plaza de Bolívar, marzo 2017

Habla con fluidez y precisión, la misma que mostró en La Habana como entrevistador y presentador de noticias, junto a una natural y manifiesta disposición de aprender. 

Digital 100%


Es muy diestro con lo digital. Hace fotografía, graba audios, vídeos y edita entrevistas en su teléfono que comparte en redes sociales, dando muestras de un avanzado conocimiento de las TIC. 

Por eso no sorprende demasiado verlo atravesar la Plaza de Bolívar con la mirada pegada a la pantalla del teléfono, revisando un vídeo, un texto, una presentación, alguna foto o una idea o propuesta de sus equipos. También, para “jalar orejas”. 

Ya no comparte su tiempo entre disparos y la locución en la emisora clandestina. “Ahora no hay operativos, asaltos y bombardeos". El de hoy, me dice, "no es un tiempo de estar a la defensiva, sino de construir". 

Se refiere, con serenidad y respeto, al incumplimiento del gobierno en las adecuaciones de las ZVTN. 

Esta situación, señala, es “propia de la guerra que se ha vivido en nuestro país y del proceso de implementación que también es una lucha política”.

Es cundinamarqués e hincha del Santa Fe y vive siempre "en modo periodismo".

Quizás, por esto último, no consigue imaginar su vida personal, sentimental o profesional alejado o aislado de su trabajo. "Estoy casado con el periodismo y con la revolución", afirma. 

Primero la gente, después yo

Guarda silencio, un largo silencio que lo conmueve hasta las lágrimas cuando le pregunto cómo se imagina su vida en un año. 

“No pienso en mis deseos o ambiciones personales. Precisamente, todo este tiempo de lucha en las Farc, lo que me ha hecho pensar es en el interés colectivo, en el interés del pueblo”.

Su manifiesta sorpresa ante la pregunta confirma que, realmente, no lo había pensado nunca. 

El sentido de lo colectivo y la fuerza del interés común tiene un peso gravitacional en la vida de la guerrilla de las Farc.

“Solucionar lo mejor posible las situaciones de precariedad, miseria, de dificultades en las que viven nuestros hombres y mujeres, ancianos, estudiantes, las mujeres cabeza de familia y olvido todo de parte mía”.

ZVTN La Carmelita, Putumayo - Febrero 20 de 2017
Seguramente la historia del periodismo y la del fin de esta guerra dirán que, Manuel Bolívar, fue el primer guerrillero de las Farc que entrevistó al Ministro de Defensa (junio de 2016) y al Presidente de la República Juan Manuel Santos (febrero de 2017).

Esta conversación sobre periodismo y paz la iniciamos con Manuel Bolívar en noviembre pasado vía Twitter .

“En el momento que consideres puedes escribirme y dedicamos un tiempo a conversar. En las noches, luego de las 7 pm., es mejor”, me dijo, puntualizando además que podía peguntar lo que quisiera.

Por su labor periodística y para tener Internet podía moverse, a veces, hasta los margenes veredales del campamento de las Farc en el Yarí y así conversar 20 minutos.

El común interés por el periodismo se convirtió en el eje de un tiempo en el que, el reconocimiento del otro y la construcción de confianza, han edificado un encuentro antes impensable y solo posible en tiempos de paz. 

Vea (en el siguiente vídeo inserto) la primera entrevista que realicé enviándole las preguntas vía Internet, cuando el periodista Bolívar llegó en su marcha final a la ZVTN La Carmelita en el Putumayo en enero pasado. Tratamos de sortear las dificultades de conectividad y energía y mis limitadas pericias tecnológicas.