: #main-column img {position:relative;} -->

31 diciembre 2013

Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad

Apreciados suscriptores y lectores,
Les profeso una inmensa gratitud. Sus frecuentes visitas y lecturas, así como su creciente manifiesta huella (opinión) en el Blog, contribuyeron, de manera definitiva, a consolidar mi persistente ejercicio de pensar, trabajar y compartir en palabras e imágenes los temas, debates, y asuntos de común interés.

Bajo su mirada continúo mi aprendizaje permanente, no solo de la vida, sino del fascinante y exigente actividad profesional sobre la plataforma Web, para hacerlo cada vez con más y mejor calidad. Celebré, el pasado 22 de noviembre, haber alcanzado el privilegio de más de 100 mil visitas al Blog.  
Así que solo puedo expresarles mi gratitud por su acompañamiento en este año que concluye hoy. Invitarlos a opinar siempre y más en el Blog, a pedir y sugerir coberturas e historias y a potenciar estos medios de periodistas sobre la Web. Somos la nueva opción en datos, información y opinión.

Les deseo a todos y cada uno de mis amables suscriptores que hoy agradezcan por sus vidas y por las personas que tienen a su alrededor, incluso, por las que se nos adelantaron y ya no están entre nosotros. Deseo que sus anhelos más profundos se hagan realidad en el año venidero. 
¡Qué el camino sea leve, prodigioso y sorprendente!

Los dejo con un bello texto/poema de regalo y una foto que tomé, en julio pasado, en una bella calle peatonal galería para del arte local a la que me llevó Nani (Mariana Villa) en la principesca Mónaco.


Los abrazo,
Gloria - @Bunkerglo - Bun




17 diciembre 2013

Antonio José Caballero: cargaladrillos por vocación

Para mi colega María Clara Gracia, en memoria de su amado amigo

Él era uno de esos reporteros en vía de extinción. Y se fue. Como escribió en su muro de facebook la periodista María Teresa Herrán, Caballero era un periodista serio, políglota, cargaladrillos por vocación, “sencillo buscador de hechos en vez de instalarse a pontificar en una “mesa” de trabajo”.

Lo suyo era la calle. La gente. La voz de los que no tienen voz. Conversando, preguntando, escuchando. Franco y malgeniado. Nunca fuimos de copas. Tampoco a cenar. Menos al cine. No disfruté de su "tono tertuliador". Mis encuentros en la última década con él fueron fortuitos, más bien simples, pero siempre animados con su chispa. Mientras le lustraban sus zapatos, "poníamos al día el cuaderno". – ¿Búnker, y aún sigue por la libre? (de free lance?) Si querido, por la libre, con mi cámara y en la web. – Ah! Esa vaina es una mamera, me decía, y nos centrábamos en el asunto que nos traía, una vez más, a la Plaza de Bolívar.

06 diciembre 2013

"Soy pan, soy paz, soy más, soy la que está por acá"


Pasaron tres, ocho, quince días y ningún medio masivo de información dijo nada. Pocos lo anunciaron, pero ninguno registró que pasó al fin con la anunciada marcha de las Mujeres por la Paz.  En los medios y redes sociales bajo el hashtag #LaPazSiVaConLasMujeres fue un tema viral, si bien esto no se reflejó en el número de personas que llegaron a Plaza de Bolívar. 

"Yo soy, yo soy, yo soy, yo soy
Soy agua, playa, cielo, casa blanca
Soy mar Atlántico, viento de América
Soy un montón de cosas santas
Mezclado con cosas humanas
Como te explico cosas mundanas...". Piero.

La Marcha, cuya convocatoria inicial era para repudiar la violencia contra las mujeres en el conflicto armado en el marco del  Día Internacional de la Eliminación de laViolencia contra la Mujer, terminó, con el paso de los días, siendo una mezcla de propósitos que desdibujaron su carácter de fondo. Al propósito inicial le colgaron dos asuntos más: la defensa de la democracia y el apoyo al plan de gobierno distrital “Bogotá Más Humana”.

05 diciembre 2013

Invictus: poema que inspiró la vida por la libertad de Nelsón Mandela

18 de julio de 1918 - 5 de diciembre de 2013
                                                     
Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.

En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.

Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.


No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.

                                                                            William Ernest Henley